<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=111048919232485&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Blog AgendaPro Estética

Características de la estética: relación entre lo físico y espiritual

Aunque podamos creer que la estética y la fijación en la belleza sea algo nuevo, quizás una consecuencia de vivir en la era de Instagram, estamos equivocados. La estética ha estado presente desde el principio de la humanidad y nos ha acompañado a lo largo del desarrollo de la misma. Con los años su definición y características han mutado pero la esencia se mantiene bastante similar. 

En líneas generales, la estética busca estudiar y comprender lo bello. Desde un punto de vista filosófico lo pudieses entender como una rama de estudio. Si la filosofía busca comprender al hombre y su entorno, la belleza se encuentra de forma natural y es un aspecto inherente al hombre. Entonces, tiene sentido que hayan existido personas que se encargan de catalogar lo que es bello y cuales son las características de la estética. Si eres dueño de una estética, es importante que tengas en cuenta estas consideraciones, pues te permitirá fortalecer tu propuesta de valor frente a tu competencia y, más aún, construir conversaciones de valor en torno a tu comunidad.

En suma, cada época de la historia humana está marcada por acontecimientos históricos, desarrollo tecnológico y nuevos estilos artísticos. A su vez, con el paso del tiempo, el término estético fue mutando para adecuarse a las realidades que se vivían en el momento. Las pinturas buscaban reflejar la cotidianidad del niño o sus deseos más profundos y es únicamente natural que quiera retratar sus sentimientos como algo bello. 

Ahora bien, entendemos que la estética ha sufrido cambios y podemos hacer una imagen mental de lo que hoy aceptamos como bello pero eso nos lleva a la pregunta de ¿qué se consideraba bello en un inicio? A continuación, te contamos sobre las características de la estética desde el punto de vista artístico/humano y cómo se relaciona con la estética corporal:

La estética y su comienzo 

Los primeros relatos que tenemos sobre personas estudiando lo bello, lo desagradable y cómo eso afectaba la vida del hombre son los griegos. Para el momento el interés central no estaba en las características físicas del objeto estudiado, al contrario: se consideraba bello, o estético, cualquier cosa que resultara en un sentimiento positivo. Es decir, todo aquello que los hiciera sentir bien era inmediatamente considerado bello. 

Poco a poco este concepto tan amplio fue agarrando un poco de forma, hasta el punto en que lo estético era sinónimo de algo bueno. A su vez se consideraba algo asociado con los dioses ya que eran ellos los responsables de crear todo con la justa medida logrando un resultado armonioso. Es por ello que lo estético se asocia con la templanza, una virtud muy exaltada en la cultura griega. 

Descubre cómo mejorar la experiencia de tu cliente

Con el paso del tiempo grandes pensadores decidieron estudiar la estética y su impacto con el mundo. A mediados del siglo XVIII se empezó a entender la estética como la sensibilidad y delicadeza propia de actividades como el arte. 

Así, las distintas vertientes y teorías sobre lo bello genera consecuentemente una serie de divisiones entre las características de la estética. Estas se centran en aspectos distintos de la vida y dan lineamientos generales de lo que debe tener algo para ser considerado estético. 

¿Cuáles son las características de la estética? 

Se dividen en cualidades según todo aquello que le aporte valor a algún objeto

  • Cualidades físicas o sensoriales: Son aquellas que pueden ser entendidas por alguno de los sentidos, ya sea la vista, el tacto, el olor o incluso el sabor. En esta categoría entrarían los colores usado en un cuadro, la simetría en la cara de una modelo o las esencias que se utilicen en un perfume. 

  • Cualidades formales: Refiere a la manera en la que los distintos elementos de una pieza conviven entre ellas. Esto está basado en el concepto de la armonía, entre mejor relación tengan los componentes más placer le causará al espectador y en consecuencia lo interpretará como más bello. Un claro ejemplo de esto es la relación entre notas musicales de una melodía. 

  • Cualidades vitales: Son los sentimientos que logra comunicar una pieza. Esta característica está directamente asociada con las anteriores ya que dependiendo de la armonía de la pieza y el placer que le produzca a quien la está viendo serán mayores las probabilidades de transmitir emociones 

SI bien es fácil entender cada una de estas características por separado e incluso tendremos ejemplos en nuestra mente de la estética, hace falta relacionarlo con la belleza tradicional que buscamos en salones y spas. 

Relación de la estética con la belleza tradicional

Los tratamientos de belleza están basados en las mismas cualidades que usaría cualquier artista para crear un cuadro. Las características físicas es lo primero que puedes ver de una persona, es la razón por la cual en los spas o centros de estética ofrecen tratamientos enfocados primordialmente en la belleza. Estos pueden ser masajes reductores, depilaciones, tratamientos faciales, hidrataciones, entre otros tratamientos. Estas cualidades son las primeras con las que se encuentra el mundo exterior a la hora de vernos. 

Las formales se refieren a la forma en la que los elementos de nuestro físico interactúan. Aquí puede entrar el contraste de nuestro rostro con el color de cabello, la forma en la que estimulamos nuestra ropa o el maquillaje que utilicemos. 

Las características vitales es el momento en el que unimos nuestros elementos físicos con nuestra personalidad y forma de ser. Por esto los spas se encargan de mucho más que realizar tratamientos de belleza, es una experiencia holística en donde también se busca mejorar el espíritu. De esta forma existirá una relación armoniosa entre nuestra belleza exterior y la calma interior. 

En suma, la estética se basa en aquello que le produzca mayor placer al espectador. No hablamos de cuerpos inalcanzables o medidas específicas para lograrlo. Es simplemente la relación armoniosa entre nuestro físico y nuestra espiritualidad.  Ten en cuenta estas diferencias a la hora de hacer tu propuesta de valor.

Nueva llamada a la acción

Artículos Relacionados

1. Crea un protocolo de servicio al cliente para tu estética

2. Frases para utilizar en la publicidad de tu centro de belleza

 

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!