<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=111048919232485&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Blog AgendaPro Estética

Objetivos de un spa: beneficios más allá de la relajación

toallas spa

Al pensar en un spa inmediatamente te imaginas un lugar tranquilo en el que te vas a relajar. Si bien es cierto, los spas también tienen otros objetivos menos conocidos o menos difundidos en la actualidad.

Los spas cumplían una función meramente medicinal en su inicio. Los primeros centros de tratamiento de este tipo datan desde el año 2.000 a.c, las personas iban en búsqueda de sanación y se bañaban en las aguas intentando lavar sus enfermedades. El nombre “spa“ hacía referencia, en sus orígenes, a cualquier cuerpo de agua al que la gente atendía por fines curativos. Lentamente se fueron modificando los objetivos de los spas y se fueron incorporando prácticas más enfocadas en el disfrute. 

Actualmente se puede entender a un spa como un lugar enfocado en el tratamiento holístico de la persona, conformado por un enfoque físico, espiritual y de relajación. Estos pueden ser establecimientos especializados, servicios adicionales que se prestan en lugares centrados en la belleza e incluso prácticas realizadas en el hogar pueden catalogarse dentro de un tratamiento de spa. 

¿Cuáles son los objetivos y beneficios de un spa? 

Siempre dependerá de la instalación o del tratamiento que te estés aplicando pero la mayoría de los spas están centrados en proporcionar un servicio completo. Pasan desde los beneficios sanadores, hasta tratamientos estéticos, de relajación y hasta espirituales. A continuación, te mencionamos algunos:

  • Fines medicinales: Hay evidencia que demuestra los beneficios sanadores de los tratamientos. Por una parte puedes liberar toxinas dañinas de tu cuerpo por medio de la activación del sistema linfático con algo tan simple como un masaje. También hay actividades como la Balneoterapia asociadas con el mejoramiento de enfermedades como la artritis, dolores musculares, afecciones en la piel y muchas más. 

  • Objetivos estéticos: Los tratamientos de belleza también son una excusa perfecta para visitar un spa. Puedes hacerte una exfoliación cuerpo completo, aprovechar e hidratar el cabello y hasta recibir un manicure por una profesional. Si estás empezando una nueva dieta un viaje al sauna suena como una idea perfecta para liberarte de las toxinas y ayudarte a seguir bajando de peso. 

  • Prácticas de relajación: Aunque los baños de lodo y las piedras calientes suenen como la mejor actividad de relajación que puedes encontrar hay tratamientos que están especializados en disminuir tus niveles de estrés y ansiedad. La aromaterapia va creciendo en popularidad y solo es utilizar distintas esencias naturales en un difusor para generar un estado de bienestar en el cliente. 

  • Tratamientos espirituales: Luego de un día de relajación y bienestar puedes estar en la necesidad de reconectar contigo mismo, para ello muchos spas ofrecen prácticas guiadas de meditación o incluso clases de yoga para cerrar un día de confort por todo lo alto. 

Descarga la "Guía completa para la sistematización de tu centro de estética"

Estos objetivos pueden variar entre los locales que visites y hay spas especializados en distintos tipos de tratamientos pero las prácticas generales se construyen sobre la búsqueda del bienestar general de sus clientes. Hay actividades adaptadas a cada necesidad y con propósitos distintos, incluso puedes combinar varias prácticas para lograr un estado de comodidad como nunca te habías imaginado. 

Tratamientos clásicos de spa

Hay establecimientos enfocados en tratamientos de todo tipo pero les vamos a mencionar algunos de los más comunes que se pueden encontrar en prácticamente cualquier lugar. 

  • Masajes: Son una actividad clásica de cualquier spa pero tienen distintas variaciones que pueden resultar muy interesantes. Un masaje es la práctica llevada a cabo por una persona entrenada en el área que busca relajar el tejido blando del cuerpo. Hay un masaje para cada tipo de persona y cada resultado deseado.  Los masajes de piedras calientes son muy efectivos para los dolores musculares, puedes utilizar aceites aromatizados o hierbas especiales que hidratan la piel o incluso solamente enfocar el masaje en una parte de tu cuerpo. 

  • Baños: Consisten en sumergir el cuerpo en un medio de agua por una cantidad de tiempo. Puedes encontrar baños calientes naturales o artificiales que buscan relajar por medio de la temperatura del agua, baños de lodo que tienen muchos beneficios para la piel y liberan toxinas. Los baños también pueden darse en equipos especializados que utilizan la presión del agua para masajear a los clientes, tratamientos como los saunas también son considerados baños ya que utilizan vapor de agua para dar resultados. 

  • Faciales: Es cualquier tratamiento que se enfoque en el rostro. Sus objetivos van desde la hidratación facial hasta masajes o terapia facial con luces LED. Son prácticas comunes en los spas ya que aportan a la relajación y le dan un beneficio estético a sus clientes. Pueden ir mascarillas con ingredientes sencillos hasta productos especializados para cada tipo de piel. 

Sea cual sea tu objetivo habrá un spa especializado en ese tratamiento que tanto quieres aplicarte. Es importante que leas sobre el enfoque de cada local y determines si está alineado con tus necesidades, sobre todo cuando se trata de tratamientos con fines médicos. Una vez que comiences a ir regularmente a un spa te darás cuenta de la diferencia, ya sea por cuestiones de salud o simplemente quieres relajarte conseguir un buen spa sin duda es una de las mejores opciones. 

Nueva llamada a la acción

Artículos Relacionados

1. Aparatología que necesitas tener en una estética.

2. Qué necesitas para emprender tu propio salón o centro de estética.

 

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!