<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=111048919232485&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Blog AgendaPro Estética

Objetivos de una estética

tratamiento estético

La palabra estética gira en torno a lo que las personas perciben como “bonito”, “hermoso” o “lindo”. En la vida cotidiana, esta expresión se usa para tratar la apariencia física, más que todo de las mujeres. Aunque también es válido usarla para referirse a la imagen exterior de un objeto o espacio. Por tal razón, su sinónimo principal es “belleza”.

Así es, mantenerse “bellas” es una tarea casi titánica y obligada para el público femenino que tiene que lidiar, con el pasar de sus años (en edad) con esas pequeñas imperfecciones o señales que van apareciendo en el cuerpo y rostro. 

Partiendo de esa necesidad que sienten las mujeres por cuidarse, bien sea con tratamientos o productos especializados en el cuidado personal, nació una idea de negocio importante dirigida para este público. Y en la que los hombres también han tomado terreno, al solicitar estos múltiples servicios de “embellecimiento”.

En suma, las estéticas son un tipo de negocio que han tomado esta necesidad para ofrecer una propuesta de servicios considerable. A continuación, te explicamos cuáles son los objetivos en sí de una estética así como otras implicaciones importantes.

Objetivos de una estética

  •  Tener un espacio bien acondicionado. El local donde operará el negocio debe ser confortable, limpio y generar una sensación de tranquilidad, para que las personas sientan bienestar.

  • Ofrecer servicios de calidad. Tienen que estar basados en mejorar la salud y la calidad de vida de sus clientes. 

  • Brindar placer. Porque el fin de toda estética es que la persona salga mejor de cómo llegó a solicitar el tratamiento estético. Debe notar una leve mejoría o empezar a ver cambios, en cada una de las sesiones. 

  • Tener una amplia gama de tratamientos. Para las diferentes alteraciones como: celulitis, flacidez, estrías, arrugas en el rostro, exceso de peso, entre otras.

    Ofrecer a las damas también esos servicios dedicados a embellecer: depilación corporal, de cejas, bozo (con cera, hilo, pinzas o láser). Tomando en cuenta siempre sus preferencias e indicaciones al momento de que ellas lo pidan.

  • Brindar una atención esmerada y personalizada. Ya que las condiciones de una persona y otra son completamente distintas. Sin duda, así superarán expectativas y regresará al local.

  • Innovar e implementar nuevos tratamientos. De acuerdo a la necesidad del mercado, lo ideal, es que todo dueño de una estética se mantenga informado y al día en temas de salud,  belleza y cuidado personal. Actualmente, las redes sociales son una gran herramienta para tal fin. Ver a la competencia y estudiarla. 

Descarga la "Guía completa para la sistematización de tu centro de estética"

  • Contratar especialistas con experiencia en cada rubro de belleza que ofrecerán en la estética. Y orientarlos en temas de atención al cliente.

  • Implementar códigos de higiene y salud en el centro estético. Ahora en tiempos de pandemia, es imprescindible implementar todas las medidas de bioseguridad establecidas, para evitar la propagación de virus y enfermedades contaminantes. 

  • Las esteticistas tienen la tarea de mejorar el aspecto de las personas y ayudarlas a sentirse mejor consigo mismas.

  • Definir los objetivos estratégicos de una estética, es el primer paso para diferenciarse de la competencia y tener éxito asegurado.

  • Mantener a los clientes felices durante su permanencia en el salón. Puede ser ofreciéndole algo de beber como café o té. Quizás una pequeña merienda. En fin, que el buen servicio prestado los haga volver. 

Entre todos los objetivos de una estética que explicamos anteriormente, el principal es “atraer” más y más clientes cada semana. Lograr, en conjunto con el personal y especialistas involucrados, que regresen aquellos que ya disfrutaron de un buen servicio y quedaron complacidos. 

Seleccionar proveedores eficaces

Todo emprendedor en el mundo de la estética, requiere el apoyo de una persona que suministre los productos que necesitarán para llevar a cabo cada uno de los tratamientos. En ese sentido, lo recomendable es analizar a las distintas marcas, negociar con aquellas que sean similares a su negocio, en cuanto a precio y calidad. Sus márgenes de beneficios son los que lo impulsarán a crecer trimestralmente. 

Imagen de marca

Su nombre, eslogan y paquete gráfico debe ir completamente alineado. Así como la publicidad, tarjetas o bonos de regalo y decoración del centro estético, tienen que reflejar una misma armonía. Con los colores que fueron elegidos desde el inicio de sus operaciones. 

¿Qué logrará esto? El cliente recordará la marca y tendrá en mente, cada vez que necesite realizarse un tratamiento.

Conclusiones

Los potenciales clientes de una estética son mujeres entre los 30 y 50 años que necesitan mejorar o perfeccionar alguna parte de su cuerpo. Sin olvidar que, también hay que incluir un segmento para caballeros, ya que ellos también se están preocupando por verse más jóvenes y sanos.

Esta idea de negocio tiene un target bastante amplio y es importante establecer cuál es el segmento de público que puede pagar por los servicios que ofreces. 

El objetivo principal de esta empresa será prestar una serie de servicios vinculados a la medicina estética a precios competitivos y de calidad, con el fin de consolidar un modelo estable donde los clientes deseen volver a sentirse cada vez mejor, por dentro y por fuera.

Nueva llamada a la acción

Artículos Relacionados

1. Todo lo que necesitas saber para abrir una estética en el 2020

2. Ficha de clientes para tu estética

3. Crea un centro de estética diferente al resto

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!