colorimetria-1

 

La coloración capilar es uno de los servicios más solicitados en todo salón de belleza. Actualmente, vemos cómo distintas tendencias en looks para el cabello se han impuesto en las últimas temporadas, las cuales han enfatizado el uso de tintes y/o decolorantes para lograr ciertos efectos. Por ejemplo, en este 2019 dominan tendencias como el estilo balayage o las mechas bronde.


En ese sentido, si tienes un salón de belleza, sabes que debes estar atento a las nuevas tendencias para ofrecer a  tus clientes un servicio mucho más integral; de igual forma, ofrecer un servicio de primera en coloración capilar y del cuidado de cabello en general resulta imprescindible para que tu oferta de valor esté completa. Sin embargo, no es suficiente con simplemente ofertar una amplia gama de servicios, es clave que estos sean de calidad y aplicados de la forma más profesional posible.

De esta forma, el conocimiento de la colorimetría, sus fundamentos teóricos y herramientas, les permitirán a tus estilistas aplicar estos principios de forma correcta al momento de teñir el cabello a tus clientes, quienes obtendrán excelentes resultados acordes con las leyes de la armonía  y estética del color.

A continuación, te explicamos todo lo que debes saber sobre la colorimetría y cómo los estilistas pueden aplicarla de forma correcta, así como ciertos errores frecuentes que pudieran presentarse y deben evitarse:

¿Qué es la colorimetría?

La colorimetría es, concretamente, la determinación cuantitativa de la profundidad del color; en otras palabras, es una ciencia que mide el color de acuerdo a valores numéricos específicos. De esta forma, la colorimetría va a determinar, en el caso del teñido del cabello, el tinte, saturación e intensidad de cada color a través de una escala medible.

Los estilistas aplican la colorimetría apoyándose en dos herramientas teóricas fundamentales: el círculo cromático y la teoría del color, las cuales les permiten no solo medir con exactitud el color que debe aplicarse de acuerdo a las necesidades del cliente, sino que además establecen aquellas leyes de armonía y combinaciones que deben tenerse en cuenta para un resultado apropiado.

Es, en suma, el arte de mezclar colores de acuerdo a resultados que buscamos.

Círculo cromático

Como comentamos, la correcta aplicación de la colorimetría se hace a través del  círculo cromático, el cual es una representación de forma circular de los colores de acuerdo a su tono o matiz.

Colorimetría

Si bien existen varios tipos de círculo cromático de acuerdo al modelo de color empleado, en el caso de la colorimetría aplicada a tintes para el cabello se utiliza el modelo tradicional de color, el cual permite obtener una amplia gama a partir de sus colores primarios: el amarillo, el azul y el ojo. En ese sentido, en este círculo encontramos dichos colores primarios y sus derivaciones: los colores secundarios (naranja, violeta y verde) y los colores terciarios (naranja amarillento, naranja rojizo, violeta rojizo, violeta azulado, verde azulado y verde amarillento).

Otros círculos cromáticos conocidos son los que corresponden al modelo sustractivo (generalmente utilizado en las imprentas) y el círculo cromático natural (utilizado generalmente para proyecciones, web y pantallas).

En el círculo cromático podemos ubicar los colores complementarios, los cuales son aquellos que se encuentran en una posición opuesta dentro de este espacio. Por ejemplo, el color complementario del amarillo es el violeta, el color complementario del rojo es el verde, y así sucesivamente.

El estudio y conocimiento del círculo cromático permite no solo conocer cuáles son las combinaciones necesarias para obtener un determinado color, sino también entender las características de estos al combinarse y tener un mejor conocimiento sobre cuáles son los colores complementarios de acuerdo a la teoría del color.

A partir de esta herramienta y de la colorimetría, los coloristas pueden determinar la altura o nivel de tono para cada color de cabello. Para ello, son útiles las cartas de color, las cuales utilizan las siguientes escalas numéricas.

  • Número 1: Negro
  • Número 2, 3 y 4: Castaño oscuro
  • Número 5: Castaño claro
  • Número 6: Rubio oscuro
  • Número 7: Rubio
  • Número 8: Rubio claro
  • Número 9: Rubio muy claro
  • Número 10: Rubio extra claro
El conocimiento del círculo cromático y sus posibles combinaciones posibles, así como el estudio de la teoría del color y la determinación de la altura de tono de acuerdo a las cartas, son fundamentales para una coloración capital profesional.   
Aplicaciones correctas y recomendaciones

Además de los fundamentos teóricos que hemos comentado, para obtener un excelente resultado al momento de aplicar un tinte en el cabello es fundamental el conocimiento de las cuatro leyes del color.

La primera ley, por su parte, establece que los colores fríos (violeta, azul y verde) dominan sobre los colores cálidos (rojo, naranja y amarillo). El color neutro, en este caso, sería el café. De esta manera, si van a combinarse tintes de color azul y amarillo en cantidades iguales, el resultado será un color con mayor tendencia hacia el azul.

Por otro lado, la segunda ley establece que, al combinar colores opuestos del círculo cromático, estos se neutralizarán. Es decir, el azul neutraliza con tonos muy naranjas, así como el amarillo neutraliza al color violeta y el rojo lo hace con el color verde. Esta ley es muy importante para la correcta aplicación tanto de matices como de neutralizantes de tonos.

Por su parte, la tercera ley establece que un tinte no puede ser aclarado con otro tinte; de esta forma, no es posible bajar el nivel del color si se aplica primero un tono oscuro y luego un tono claro. Si el estilista quisiera obtener este resultado, es necesario aplicar en primera instancia un producto de decoloración para el cabello.

Por último, la cuarta ley nos dice que es posible aplicar sobre un tono cálido un tono frío, mientras que no podemos aplicar un tono cálido sobre un tono frío. Esto se debe a que los tonos fríos neutralizan los cálidos.

Al conocer estas leyes, los estilistas pueden determinar con mejor exactitud qué color emplear de acuerdo al resultado esperado por el cliente.

Asimismo, ten en cuenta que elegir el color ideal dependerá del tono de piel del cliente. Los tonos oscuros, por su parte, son ideales para lucir un rostro más delgado, pero endurecen los rasgos, mientras que los tonos claros no solo aportan volumen sino que además iluminan el rostro y suavizan los rasgos. De igual forma, los tonos castaños resultan ideales, pues favorecen casi todo tipo de rasgos y color de piel gracias a su versatilidad.

Lo que debes evitar

En otro orden de ideas, además del conocimiento de la teoría de la colorimetría y sus herramientas, es fundamental que todo estilista cuente con la cantidad de tinte necesario al momento de la aplicación para evitar un malos resultados; la cantidad de tinte requerida se verá determinada tanto por el volumen del cabello del cliente como por su porosidad. Asimismo, no es recomendable alterar la fórmula: los estilistas deben seguir las instrucciones del empaque para cada marca al preparar el tinte.

Por otro lado, es sumamente importante que el colorista realice un análisis previo antes de la aplicación del tinte. Es fundamental, además, que se conozca qué tintes ha aplicado el cliente en ocasiones anteriores, así como asegurarse de que no sufre ningún tipo de alergia o reacción a los ingredientes del producto.

Por último, no es recomendable mezclar tintes de diferentes marcas ni aplicar el tinte sobre el cabello sucio. Ten en cuenta estos posibles errores a la hora de aplicar un tinte para el cabello.

Si tienes un salón de belleza, debes tener en cuenta que ofrecer un servicio profesional e integral es clave para sostener tu negocio en el tiempo y garantizar su rentabilidad. Aplica estos conocimientos para potenciar tus resultados y objetivos como empresa en el plazo que desees. Si deseas más consejos sobre cómo llevar tu peluquería al siguiente nivel puedes hacer click en el siguiente link: ¿Cómo crear un plan de crecimiento para tu peluquería?

 

Por Matías Ulloa en marzo 26, 2019

Déjanos tu comentario