MArca salon

Construir un emprendimiento que trabaje a tu favor, que te ayude a lograr tus metas y que te permita vivir la vida que deseas… ese debe ser el principio básico de todo emprendedor.

Basta de creer que la competencia lo es todo, debes sacarte el chip de competir por precios o ideas y enfócate en crear una marca que te lleve  a ese lugar ideal y que tanto sueñas, porque entonces, ¿para qué tanto esfuerzo?

El plan debe ser diseñar un negocio que te haga irresistible, que te ponga de primero en la lista de tus clientes, uno que te ayude a crear oportunidades de expansión, que te abra puertas y te lleve al siguiente nivel. Ese que te dé alternativas, libertad, pero sobretodo que te haga sentirte orgulloso.

 

El control está en tus manos, así que por favor, crea un negocio bajo tus propios términos, define tu visión única de éxito y apunta a las estrellas.

Tu visión de ser ocuparte de crear una marca que brinde una experiencia, que conecte emociones, que estremezca tanto que nadie se pueda resistir, que transmita su verdadera esencia y que la gente se enamore de eso que te hace diferente al resto,  en esto se basa el Marketing Moderno, EMOCIONES.

 

Si el mundo y los emprendedores están a ese nivel donde nos preocupamos más allá de solo una estrategia, hoy debemos preocuparnos por cómo queremos hacer sentir a nuestra gente, a nuestra comunidad, esa es la base de todo.

 

A continuación, resumo 7 principios básicos que debes tener en cuenta al momento de comenzar a construir tu marca. Es como un filtro que debes hacerte para conocer el ADN de tu marca de una forma sana y sincera.

 

Encontrar los detalles que te harán diferente y que harán brillar  tu marca, decidir qué es lo realmente importante para ti y ganar claridad es el corazón del marketing moderno.

Concentra toda tu energía en este proceso y hallarás claridad para todo lo que viene luego, en esta etapa te enfocarás en algo clave: FOCO Y CLARIDAD. Crear una marca es crear una identidad que busca reforzar tus fortalezas, resaltar eso que te hace diferente del resto, la pasión juega un papel muy importante por eso debes reforzarla.

 

Una marca  debe ser coherente: debe ser sustentable en el tiempo, recuerda que  buscamos reforzar su personalidad y por eso debe ser lo más real posible, desde lo auténtico tanto para ti, como para tus futuros y potenciales clientes.

 

Recuerda que las personas quieren conectar con personas de verdad, quieren conocer historias de valor que aporten algo a sus vidas y que sea lo suficientemente bueno y único como resaltar dentro de la multitud.

 

Hay muchos aspectos que debes considerar en este proceso de construcción, desde el lenguaje, cómo tratarás a tus clientes, cómo vas a crear una conexión emocional, en fin, vas a crear una marca de la que te sientas orgullosa, de la que quieras hablar… una marca se vive, se respira, se siente y tú eres el canal de expresión así que: Debes creértelo.

 

1. Crear una marca con propósito:

 

Descubre el propósito de tu marca, el para qué, pero ojo, vamos bien profundo nada de cosas básicas. Sí, se que tu propósito es abrir un salón de belleza, pero para qué quieres hacerlo, qué quieres transmitir, qué quieres aportar a tu comunidad de clientes… esfuérzate por encontrar tu propósito de marca o al menos empieza a indagar en esa idea.

 

Definir el para qué de tu marca te abrirá un mundo de posibilidades, es la llave maestra, si sabes bien el propósito aprenderás a buscar oportunidades en el lugar correcto, dirás sí a colaborar con las personas indicadas, conectarás con personas nuevas que van alineadas con tu idea. Escarbar en el “para qué” es realmente fascinante.

 

Un pilar fundamental es la confianza, cultívala en ti y en tu negocio. Cómo quieres que otros confíen en tu trabajo si aún te tiemblan las piernas cuando hablas de ello… aporta valor y demuestra tu experiencia, vende más que una necesidad, debes encontrar la forma de crear tu marca desde lo positivo.

 

2. Menos es más:

 

Seamos sinceros, ¿en qué momento te encuentras con tu emprendimiento? Yo sé que quisieras miles de clientes, pero ¿cuántos puedes atender de verdad? Creemos que si nos llenamos de clientes somos exitosos, yo creo en la optimización del tiempo invertido, lo que significa que puedes dedicarle el tiempo a cada servicio que prestas.

 

No necesitas ofrecer miles de servicios desde el inicio. Comienza con los que manejes con más experticia y los más necesarios.

 

3. Marketing a tu manera:

 

Crea un mensaje poderoso que aporte mucho valor a tu gente y verás cómo no necesitarás recurrir a técnicas tradicionales de venta.

 

No necesitas crear miles de campañas, colaboraciones ni regalar tu trabajo para atraer a las personas correctas, yo pienso que siempre es mejor ir una flecha a la vez.

Encuentra tu propia forma de hacer mercadeo, tómate el tiempo para indagar y conocer a fondo a tu comunidad, es la única manera de entender qué es lo que realmente necesitan y allí estarás tú.

 

4. Defiende tu identidad:

 

Entiendo que puede costar un mundo querer apropiarse de la idea, que debes contar tu historia y que debes hacerlo de una forma única y auténtica.

 

Pero, cuando nos volvemos complacientes perdemos nuestra esencia. Enaltece tu elemento diferenciador como una bandera gigante que ondea en el cielo, que todos puedan ver a lo lejos.

 

No tienes que mostrar todos los trabajos que haces por ejemplo, si no van a tono con tu esencia, porque yo sé que hay clientes que nos piden hacer cosas que no nos gustan del todo, entonces, ¿Lo vas a mostrar si no te representa? NO, tiene más valor mostrar lo que SI es tu marca.

 

5. Entiende a tu cliente ideal:

 

Repito, luego de conocer tu marca hasta los tuétanos, enfócate en entender quién es tu clientes, qué hace, todo lo que necesitas es investigar y descubrir su comportamiento con respecto al tipo de servicio que ofreces.

 

Una vez que lo tienes súper claro todo es mucho más fácil. El truco está en el valor agregado, no te conformes con saber lo que le gusta, entiende qué motiva a tu cliente a comprar tu producto o servicio, que valores ve en ti que le reflejas confianza para tomar la decisión final y elegirte.

 

6. Muestra quien eres y genera confianza:

 

La primera impresión siempre cuenta, pero más vale mantenerla y saberla mantener.

Contar con una identidad de marca que refleje realmente la esencia del emprendimiento, tu esencia, tus valores y aspiraciones; una fotografía que muestre tus mejores trabajos de la forma correcta, con el tono correcto, con los elementos seleccionados con coherencia y no al zar; y un contenido que soporte lo que está a simple vista es clave.

 

Comparte tu experiencia, tu historia, lo que hay detrás de tu negocio, lo relevante, cómo lo haces, qué tanta energía y tiempo consume lo que creas. Construir confianza no se basa solo en una conversación; qué van a ver tus clientes cuando entran a tu salón, ¿tienes un sitio web donde ellos puedan comprobar tu experiencia? ¿Tu logotipo tiene los colores correctos? Una marca es mucho más que fotos bonitas, es mucho más que seguidores, mucho más que lindos muebles y uniformes… es tu aporte al mundo y por lo que quieres ser recordado, es tu legado, por eso no puede tomarse de forma simple. Esto es algo muy serio.

 

7. Ármate de paciencia y valentía:

 

Crear una marca lleva tiempo y esfuerzo. Se trata de atreverte a mostrarle al mundo tu trabajo, tu forma de hacer las cosas, tu estilo, tus ideas.

 

Esto no es cosa fácil y sé que lo sabes, pero no es imposible llegar a dónde deseas solo debes tener muy claras tus metas, valorarte, confiar en ti, en tu proceso.

 

Aprende a decir NO, aprende a dejar ir eso que no necesitas. Confía que hoy estás donde tienes que estar y quizás hoy no lo ves, pero estoy segura que vas por buen camino.

Cuando dudes recuerda porqué empezaste, qué te motivó a crear tu marca y darle forma hasta parirla - como un  bebé - porque los emprendimientos son bebés que nacen de nuestro cerebro.

 

Último tip: crea algo lo suficientemente valioso para ti como para que los demás sin conocerte respiren esa esencia, eso sí, te lo debes creer.

 

Apóyate en un “arquitecto de marcas” esa persona creativa, asesor de marketing, que te puede ayudar en el proceso de navegar tu idea hasta llegar a los colores, olores, formas e imágenes de tu marca. No te quedes solo, es un camino que debes recorrer con ayuda.

 

Una vez que hayas definido la esencia de tu marca, busca un diseñador gráfico con el que te sientas cómoda, y comienza a darle forma y vida.

 

Por Matías Ulloa en marzo 30, 2019

Déjanos tu comentario