cualidades enfermera-1

La profesión de enfermería es una de las más importantes en el área de la salud. La función principal de los enfermeros consiste en asistir a los médicos en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes. Sin embargo, entre sus principales tareas no solo se encuentra la asistencia a médicos y otro personal de salud en casi todos los procedimientos (como evaluaciones y cirugías), sino que también se encargan de monitorear al paciente, suministrar cuidados y, además, tienen un papel importante en cuanto a la difusión y promoción de prácticas saludables. En ese sentido, el trabajo del enfermero es uno de los más demandantes dentro del área de salud y uno de los más importantes, pues junto a los médicos conforman una dupla fundamental para abordar cualquier paciente.


Por otro lado, la enfermería es una de las profesiones más demandadas a nivel mundial. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se necesitan alrededor de 23 médicos y enfermeros por cada 10.000 habitantes para garantizar un servicio de salud óptimo en cualquier territorio. Asimismo, de acuerdo con cifras proporcionadas por la misma organización existen alrededor de 60 millones de trabajadores sanitarios a nivel mundial. En ese sentido, la profesión adquiere vital importancia. 

En otro orden ideas, bien es sabido que los enfermeros están sometidos a una gran cantidad de estrés y presión. El trato constante con el paciente y sus familiares, además de las eventualidades que pueden suscitarse dada la naturaleza de su oficio, hace que se requieran ciertas habilidades para su exitoso desempeño. 

A continuación, te mencionamos cuáles son las principales cualidades que debe tener todo enfermero para su ejercicio profesional:

  • Empatía

Este valor es fundamental. Los enfermeros deben sentir empatía con respecto a la situación del paciente y con sus familiares, pues es un trabajo donde la compasión y la preocupación deben estar presentes con el fin de aminorar cualquier circunstancia. 

  • Habilidad para comunicarse

Si bien esto es fundamental para todas las profesionales, las enfermeras deben saber cómo comunicarse correctamente: hablar con empatía y, por supuesto, saber escuchar tanto al paciente como a sus familiares y, por supuesto, a los médicos, ya que estos son quienes dan las directrices. 

  • Vocación de servicio

Resulta muy complejo ejercer como enfermero sin tener vocación de servicio. La idea de esta cualidad consiste en la predisposición de la persona para satisfacer las necesidades ajenas. Los enfermeros se encuentran constantemente a disposición del otro: del paciente, de sus familiares y, sobre todo, de sus compañeros de trabajo.  

  • Inteligencia emocional

Todo profesional de salud debe tener inteligencia emocional para poder afrontar todas las vicisitudes que surgen en el día a día del oficio, desde problemas logísticos hasta el estrés que implica tratar con el paciente y sus familiares, sobre todo si este se encuentra en estado de gravedad. De igual manera, es importante que el enfermero no se vincule sentimentalmente con el paciente ni ejerza juicios de valor sobre su condición; es decir, debe adoptar una actitud empática pero que a la vez le permita cumplir con sus responsabilidades sin estresarse, entristecerse o perder el control. 

  • Atención al detalle

Dado que una de las funciones primordiales de todo enfermero es asistir al médico, es importante que se encuentre atento a todas las indicaciones proporcionadas por este o, bien, debe estar atento a los pasos que cada proceso implique. Asimismo, es importante cuidar detalles para evitar errores, los cuales pueden ocurrir bien sea en suministro de dosis de un medicamento (por ejemplo) o con la asistencia en algún procedimiento.

  • Proactividad y habilidad para resolver problemas

Los enfermeros trabajan en un entorno sumamente dinámico que requiere una respuesta y acción rápida ante las eventualidades. En ese sentido, el enfermero debe actuar proactivamente antes de que se presente cualquier evento o, en su defecto, resolver si es necesario ante una situación de emergencia con eficacia y la mayor rapidez posible. La agilidad mental es fundamental para esta cualidad. 

  • Abnegación 

La abnegación es definida como la renuncia voluntaria a los propios deseos, afectos o intereses en beneficio de otras personas. En ese sentido, la abnegación es una de las cualidades más importantes para todo enfermero, pues deben tener vocación de servicio hacia los demás y priorizar las necesidades de quienes están bajo su cuidado que las propias. 

  • Resistencia física

Por último y no menos importante, los enfermeros deben estar largas horas de pie y cubrir un número importante de horas de guardia. En ese sentido, deben contar con un estado de salud tanto mental como físico que les permita abordar largas jornadas de trabajo sin mayores complicaciones. 

Además de estas cualidades, queda implícito que todo enfermero debe ser honesto, tener paciencia, respeto y, sobre todo, inquietud por aprender, pues recordemos que los conocimientos en esta área se encuentran en constante actualización. 

Por El Equipo de Redacción de Agendapro en diciembre 9, 2019

Déjanos tu comentario