eutonia (1)

La kinesiología refiere a la disciplina que estudia el movimiento humano, específicamente la interacción entre el cuerpo físico y la mente. En ese sentido, existen diversas disciplinas que pueden complementar los conocimientos del kinesiólogo y, además, hacer su terapia mucho más efectiva.

Tabla de contenido

    1. ¿Qué es la eutonía?
    2. ¿Cómo funciona la eutonía?
    3. Eutonía para kinesiólogos: cómo aplicarla
    4. Ventajas e importancia de la eutonía para la kinesiología

En esta oportunidad, nos referimos a la eutonía, disciplina creada en 1959 con fines terapéuticos. A continuación, te explicamos en qué consiste, su relación con la kinesiología y cómo el conocimiento de la misma puede potenciar los tratamientos kinesiológicos.

  

¿Qué es la eutonía? Origen y planteamiento de la disciplina

 

La eutonía es una disciplina que fue creada en el año 1959 por la profesora alemana-danesa Gerda Alexander. Ella hizo énfasis en la inteligencia y la conciencia como dos elementos fundamentales para el tratamiento tanto de personas sanas como de personas enfermas. En ese sentido, Alexander buscó crear un método en el que se estimulara la conciencia sin restricciones y, en consecuencia, la capacidad del movimiento del ser humano. 

 

La eutonía trabaja los mecanismos que causan tensión muscular y cómo se puede influir sobre ellos a través de estímulos relacionados con el desarrollo de la capacidad creativa del paciente. En suma, el método persigue un aprendizaje desde la consciencia, casi igual al modo de aprendizaje de los niños, es decir, con un enfoque intuitivo y creativo.

 

Gerda Alexander enfatizó en el hecho de que debe profundizarse en la conciencia que tiene el ser humano para moverse. Su argumento principal indica que, si se acentúa esta conciencia, la calidad del movimiento mejorará, así como también el comportamiento general del paciente. Su experiencia durante la Segunda Guerra Mundial le permitió demostrar su planteamiento. 

 

En suma, la eutonía comprende el equilibrio entre la actividad y las acciones con el objetivo de desarrollar la consciencia corporal. Su creadora investigó los aspectos neuropsicológicos de los movimientos del humano para desarrollar un método que lograra un tono muscular armonioso. La experiencia del cuerpo es fundamental, así como las emociones y la imaginación, pues el tono muscular se materializa a través de gestos, actitudes e, incluso, en nuestra voz y la forma en la que respiramos y nos expresamos cotidianamente.

 

¿Cómo funciona la eutonía?

 

Alexander insistía en no interrumpir el desarrollo de los alumnos como seres autónomos y, por ende, propuso una serie de objetivos para su “escuela”. El primero de ellos refiere al desarrollo de una conciencia sobre la realidad corporal, así como a la exploración de sí mismo, la construcción de la aptitud para observarse y, además, descubrir los vínculos entre el tono muscular y las experiencias de vida. Por otro lado, la eutonía aborda otros principios: desarrollo del sentido del tacto, consciencia de los huesos y del espacio interno.

 

La eutonía es ejecutada a través del eutonista, es decir, del terapeuta experto en esta disciplina, quien acompaña al alumno en su exploración personal, ya sea a través de clases individuales o grupales. Una de los principales objetivos de este método es que el paciente pueda desarrollar sus propias potencialidades.

 

El método consiste en estimular el tacto consciente desde la atención, a través de “puestos” dentro de una habitación, en la cual se encuentran personas y objetos. Por medio de esta actividad, los alumnos aprecian el volumen del cuerpo y su orientación dentro del espacio de manera intuitiva. 

 

En suma, el método puede ser resumido en dos grandes puntos:

  • El alumno debe trabajar consigo mismo sin copiar un movimiento existente.
  • El eutonista no debe interferir en qué experimenta o siente el alumno.

 

Eutonía para kinesiólogos: cómo aplicarla 

 

El uso de la eutonía en la kinesiología supone un cambio de enfoque en la práctica. La kinesiología, por su parte, trabaja desde la premisa de curar al paciente a través de terapias físicas y mentales; mientras que la eutonía se enfoca en el llamado a la consciencia por parte del paciente, de manera que implica un ejercicio de introspección para lograr un nivel de conciencia tal que permita la regulación del tono muscular.  

 

Si tienes un centro de kinesiología y estas interesado en simplificar tus tareas y aumentar tus ingresos a continuación tenemos la solución: software para centros de kinesiología y fisioterapia

 

En ese sentido, la eutonía puede ser una aptitud y una técnica deseable para kinesiólogos porque, al fin y al cabo, buscan rehabilitar pacientes con dificultades motrices a través de la conexión mente y cuerpo. Recordemos que, además, la kinesiología se enfoca en el movimiento del cuerpo en general y cómo este puede verse influenciado por distintos factores (físicos, mentales y emocionales). El uso de la eutonía dentro de la kinesiología supone, pues, que se entable una conversación consciente con el cuerpo para que la persona sienta más allá que el simple sentido del tacto.

 

Además de ello, el conocimiento de la eutonía permite profundizar en la toma de conciencia y de atención en cuanto al movimiento corporal. El aprendizaje de la manifestación del tono muscular estimula la capacidad de respuesta y, por ende, aumenta el bienestar general.

 

Por otro lado, el kinesiólogo que decida aplicar la eutonía para sus pacientes debe comprender que se encuentra frente a una forma distinta de tratamiento: la aproximación es más empática y apuesta por la respuesta del mismo individuo sin incentivos condicionados.

 

Ventajas e importancia de la eutonía para la kinesiología

 

Una de las principales ventajas de la eutonía para la kinesiología es concientizar la percepción de la piel. En ese sentido, se produce una integración más armónica dentro del esquema corporal y se conecta al cuerpo con el entorno. Por otro lado, manejar nuestras reacciones puede traer grandes beneficios en la corrección de postura, y, además, adecúa el esfuerzo para cada movimiento. 

 

De igual manera, trae beneficios en el bienestar mental. Los niveles de estrés y de preocupación disminuyen considerablemente, lo cual se traduce en un mejor desempeño de la rutina diaria y, por supuesto, en un estilo de vida saludable e integral. La conclusión es clara: el bienestar del paciente se ve potenciado de manera significativa al utilizar la kinesiología con un enfoque eutónico.

 

Por otro lado, la importancia de la eutonía para los kinesiólogos radica en la forma en la que se estudia el cuerpo humano, pues supone un cambio de enfoque en el espectro cuerpo-mente-bienestar. La eutonía busca, pues, un equilibrio armónico entre la tonicidad muscular, la adaptación a la actividad y las acciones de la persona en todo momento. 

 

En suma, la eutonía para kinesiólogos implica, pues, una aproximación más genuina y el bienestar del paciente desde el conocimiento consigo mismo. Si eres kinesiólogo o cuentas con un centro donde se ofrezca esta especialidad, considera incluir la eutonía dentro de tu oferta de servicios para fortalecer tu propuesta de valor.

 

Artículos Relacionados:

1. ¿Cómo conseguir nuevos pacientes para tu centro de kinesiología o fisioterapia?

2. Aprende a fidelizar a los pacientes de tu centro de kinesiología. 3 claves importantes.

3. Pro´s y contra´s de tener un software para tu centro de kinesiología o fisioterapia.

4. 5 claves para llevar las redes de tu centro de fisioterapia.

Por El Equipo de Redacción de Agendapro en julio 23, 2020

Déjanos tu comentario