extensiones-de-pestañas

Las extensiones de pestañas han sido una de las tendencias más importantes en el mundo de la belleza femenina en los últimos años. Si bien esta práctica se ha venido realizando desde hace algunos años atrás gracias al uso de pestañas postizas, hoy día también es posible tener este efecto de pestañas más alargadas de forma semi-permanente o permanente gracias a técnicas como el lifting y otros tratamientos

Sin embargo, antes de aplicar cualquier tratamiento para pestañas es imprescindible que el centro de estética responsable realice una ficha clínica con la clienta interesada. Antes de explicarte en qué consiste, te comentamos brevemente en qué consisten las extensiones de pestañas y sus posibles métodos, las patologías oculares y, por tanto, la importancia de la ficha clínica, así como cuidados recomendados post-tratamiento y otras inquietudes frecuentes.

¿En qué consisten las extensiones de pestañas? 

En primer lugar, debemos entender que las extensiones de pestañas se utilizan para agrandar y profundizar la mirada al alargar las pestañas e incrementar su volumen, sobre todo en aquellas mujeres que tengan las pestañas cortas o en poca cantidad. Asimismo, las mujeres buscan extender sus pestañas para mejorar no solo la curvatura de las mismas sino también el grosor, la longitud y la cantidad y, por ende, lograr una mirada más cautivadora. También es una alternativa válida para aquellas personas que han sido sometidas a procedimientos médicos donde la pérdida de las pestañas es uno de los efectos adversos de su tratamiento.

Tratamientos y métodos: lifting o permanente

Existen diversas formas de realizar extensiones de pestañas. El lifting, por su parte, es un tratamiento parecido a la permanente de pestañas, el cual consiste en elevar y acentuar la curvatura de las pestañas de forma natural. Este procedimiento dura aproximadamente 45 minutos y se utilizan almohadillas de silicona especiales para estirar las pestañas naturalmente.

Por otro lado, las extensiones de pestañas permanentes es aquel tratamiento que se utiliza para moldear y rizar las pestañas en una forma más pronunciada. El procedimiento dura aproximadamente una hora y media y, a diferencia del lifting, no utiliza almohadillas de silicona sino una cola a base de látex y rulos de algodón de distintos tamaños. Por ende,  mientras que el lifting alisa y eleva levemente las pestañas de manera natural, la permanente riza y moldea acentuando aún más la curvatura de las mismas, sobre todo hacia las puntas. 

Las extensiones de pestañas son hechas de poliéster sintético y se diferencian de acuerdo a su longitud, grosor y rizo. Las más recomendables con aquellas que se colocan una por una, con la intención de obtener un resultado más natural. 

La elección del método para extender las pestañas dependerá del tipo de las mismas. Por ejemplo, para las pestañas cortas medias, es preferible utilizar el servicio permanente, mientras que para pestañas naturalmente largas basta con aplicar la técnica del lifting.

El resultado final en las pestañas puede durar de seis a ocho semanas, siempre y cuando se mantengan correctamente. Los especialistas recomiendan realizar mantenimiento cada tres o cuatro semanas.

Materiales 

En cuanto a los materiales suelen utilizarse pestañas de distintos tipos, las cuales pueden ser sintéticas, de seda, de vison o de mink. La elección del material dependerá del efecto deseado por la clienta.

Por su parte, las pestañas sintéticas son naturales y gruesas, mientras que las de seda son suaves y flexibles, por lo que su mantenimiento es mucho más sencillo. Por otro lado, las extensiones de pestaña de vison varían en cuanto a su grosor y longitud, pero son mucho más livianas que las sintéticas, por ejemplo. Por otro lado, las pestañas de mink son de origen animal y sumamente livianas. Sin embargo, se utilizan para lograr miradas más naturales pues no generan demasiado volumen ni alargamiento a diferencia de las pestañas sintéticas o las de seda. 

Previo a la ficha clínica: conocimiento de patologías oculares

Al aplicar extensiones de pestañas, se utiliza cianoacrilato de etilo, un tipo de pegamento especial para esta área del rostro. Sin embargo, antes de aplicar cualquier procedimiento de extensión de pestañas, es fundamental que el profesional constate que la clienta no sufra de alguna patología ocular para evitar posibles efectos colaterales; para ello, se aplica previamente una ficha clínica previa. 

La ficha clínica se aplica con el fin de evitar posibles efectos adversos a alguno de los componentes del pegamento por parte de la clienta. No obstante, si la clienta decide realizarse el servicio y sufre de alguna de las siguientes patologías, resulta conveniente que se firme un acuerdo en el cual se exima de toda responsabilidad tanto al centro de estética como al profesional responsable ante cualquier eventualidad. 

A continuación te explicamos cuáles son aquellas patologías a tener en cuenta:

  • Cataratas: esta patología consiste en una  nubosidad en el cristalino del ojo que dificulta la visión. Progresivamente, produce una pérdida de la misma. Esta enfermedad suele aparecer con la vejez y ser degenerativa; sin embargo, su aparición también suele asociarse con el uso de algunos fármacos y como consecuencia de la complicación de algunas enfermedades como la diabetes.
  • Lagrimal seco: esta patología consiste en que el ojo se encuentra seco por falta de lágrima. Esta enfermedad es crónica y, generalmente, progresiva. Sus causas son diversas, pero están asociadas con la disminución en la frecuencia de parpadeo; en ese sentido, las personas que pasan mucho tiempo delante de la computadora o incluso médicos residentes de especialidades quirúrgicas son los más propensos a presentar esta enfermedad. Suele recomendarse aplicar lágrimas artificiales con o sin esteroides, dependiendo del caso.
  • Glaucoma: este trastorno consiste en un aumento de la presión dentro del globo ocular, lo cual ocasiona un daño en el nervio óptico y, por tanto, la pérdida de la visión. El riesgo de aparición de glaucoma también suele asociarse con la edad: es más común en personas mayores de cuarenta años, así como otros factores de riesgo como la existencia de miopía o diabetes. El tratamiento para esta patología está asociado con el uso de fármacos que se aplican en forma de colirio para incrementar la velocidad de reabsorción de humor acuoso o disminuir su producción.
  • Conjuntivitis: es una inflamación en la parte blanca del ojo y del interior  de los párpados. Esta inflamación puede ser causada por virus, bacterias o por alergias, y su síntoma principal es la apariencia rosada del ojo. Es sumamente contagiosa y no se recomienda el tratamiento de la zona afectada cuando sufre de esta patología. 

Recordemos que la principal función de las pestañas es proteger los ojos, por lo que es importante tener en cuenta los posibles riesgos al realizarse una extensión de pestañas sin el tratamiento del profesional adecuado.  

Ficha clínica para extensiones de pestañas: importancia y ejemplo con descarga gratuita

La ficha clínica para extensiones de pestañas es un cuestionario que se realiza previamente al cliente interesado en aplicarse este tratamiento con la intención de descartar posibles riesgos alérgicos u otras patologías al aplicar este procedimiento. Esta ficha incluye, además, el protocolo de aplicación a utilizar para extender las pestañas y refiere un compromiso entre la estética y el cliente para evitar cualquier tipo de riesgo.

Es importante que la ficha clínica se encuentre firmada por el cliente  y por el centro de estética, así como contar con sello húmedo respectivo. Asimismo, es fundamental que se aclare a los clientes la importancia de la honestidad en sus respuestas, pues el objetivo de este documento consiste en evitar cualquier riesgo de salud o eventualidad.

En ese sentido, la importancia de la ficha clínica radica en que es un compromiso escrito entre el cliente y el centro de estética. Es el documento que garantiza que el cliente ha sido informado del procedimiento a realizarse y, además, expresa su consentimiento con el centro de estética. Por otro lado, es fundamental que todo centro de estética que ofrezca este servicio garantice la aplicación de la ficha clínica, pues es un procedimiento obligatorio en este tipo de tratamientos estéticos y, además, fortalece la propuesta de valor del negocio.

Es muy importante consolidar cierta confiabilidad en el centro de estética. Para ello, la elección del profesional es imprescindible así como el seguimiento del protocolo antes  de realizar cualquier tratamiento estético.

Descarga aquí un ejemplo gratis de ficha clínica para extensiones de pestañas: click aquí 

A continuación, te explicamos algunos cuidados recomendados luego de aplicarse la extensión de pestañas y otras preguntas frecuentes:

Cuidados recomendados luego de la aplicación del tratamiento

Luego de la aplicación, la clienta debe evitar aplicar agua sobre la zona durante 24 horas para garantizar el secado. De igual manera, no es recomendable utilizar rímel o máscara para pestañas; en todo caso, su uso se recomienda únicamente en las puntas. Por otro lado, todos los cosméticos que se apliquen deben ser a base de agua y deben evitarse a toda costa las máscaras para pestañas a prueba de agua, pues otorgarán peso de más a las pestañas. 

Otras recomendaciones consisten en evitar frotarse los ojos y evitar lugares con mucha humedad, tales como saunas o baños de vapor e incluso piscinas. Asimismo, no es recomendable utilizar toallitas desmaquillantes en el área ocular, en su lugar, el desmaquillador de ojos con cúrcuma es una mejor opción.

Por último, los profesionales recomiendan a su vez peinar las pestañas con un cepillo tipo máscara y evitar los rizadores de pestañas. Para garantizar una buena apariencia en las pestañas es imprescindible acudir a  su mantenimiento cada tres o cuatro semanas, como te explicamos anteriormente.

Inquietudes comunes

Las extensiones de pestañas duran hasta 80 días cuando son aplicadas correctamente. Otra inquietud común entre las clientas es si la aplicación de extensiones dañan las pestañas naturales; sin embargo, esto no sucede, ya que la aplicación no ocurre sobre la piel ni sobre la mucosa. 

Por otro lado, a la otra de retirar las extensiones, es imprescindible que este proceso sea realizado por un profesional, quien utilizará un removedor especial para quitar el adhesivo. No es recomendable intentar arrancarse las extensiones de pestañas. 

En suma, si eres dueño de un centro de estética o un profesional en el área, sabes que la aplicación de la ficha clínica es fundamental para garantizar que el proceso de extensión de pestañas ocurra sin contratiempos. No olvides aplicarlo e informar al cliente acerca de los posibles riesgos al realizarse el procedimiento.

Por Matías Ulloa en septiembre 25, 2019

Déjanos tu comentario