flamboyage

Las mujeres somos una caja de sorpresas y siempre nos estamos reinventando, para toda mujer un cambio comienza por el cabello. Teñirnos el cabello es una forma de tener varias versiones de nosotras mismas, solo con un cambio de color. Es así como han ido surgiendo muchas tendencias, que se adaptan al estilo y personalidad de cada quien.

Ombré, balayage, sombré, en fin, han surgido muchas técnicas, pero ya las conoces todas e incluso has probado algunas y aún buscas algo diferente. Pues buenas noticias, el mundo del estilismo continúa evolucionando y hay una nueva tendencia que seguro te encantará, el Flamboyage.

Habitualmente, el Flamboyage se confunde con el balayage. Ante la similitud en los resultados, ambos tratamientos apuestan por un contraste mucho más natural que las mechas convencionales o las californianas, es bastante normal que surjan dudas. Por eso razón hoy queremos contarte todos los detalles sobre el Flamboyage para que puedas pedirle a tu estilista, con mucha seguridad, lo que deseas hacer a tu cabello.

El Flamboyage

El Flamboyage es una técnica  ideal si siempre has querido  hacerte un cambio de look, pero no quieres nada radical o si quieres lucir diferente sin tener que teñirte el cabello de rosa o púrpura. Todo lo contrario, la amarás por su discreción y sobre todo, espectacular combinación. Atrévete a probar un estilo natural, que te dé autonomía en el cuidado de tu cabello y que combine con todas las temporadas y diferentes looks. Y por otro lado, si eres profesional del estilismo, esta es una moda que debes conocer de inmediato y comenzar a ofrecer a tus clientes. Continúa leyendo y enamórate del Flamboyage.

Origen Italiano

De Italia, la tierra de la pasta, el vino y la moda, el estilista Angelo Seminara, trae las mechas Flamboyage. Una técnica italiana ideada para crear un efecto de luz difuminada en el cabello, una forma de realzar el color pero con la premisa de que el resultado parezca obra de la naturaleza. Y es que se trata de una decoloración natural del cabello.

Y ahora dirás, ¿en qué se diferencia de las mechas balayage, sombré, ombré y las tortoise? La respuesta está en el proceso. El proceso para lograr esta fingida naturalidad, tan sencillo como sorprendente, en lugar del tradicional e incómodo papel de aluminio o papel de plata, debe utilizarse la Flamboyage Meche que se trata de una cinta transparente de unos 10cm de ancho cuya superficie es adhesiva y así estas cintas atrapan los mechones de forma totalmente aleatoria dotándolo de naturalidad y el movimiento deseado como si fuese realizado a mano alzada.

Estas tiras, además, al ser transparentes son de gran ayuda para el estilista quien puede controlar el proceso de decoloración de forma continuada, y retirarlas fácilmente con agua cuando se alcance el tono deseado.

Es una técnica perfecta para rubias y castañas con intención de aclarar ligeramente su cabello, las mechas Flamboyage consiguen reflejos de diferentes tonalidades distribuidas de forma aleatoria sin seguir un patrón fijo. Un color vivo, brillante y lleno de matices sin sacrificar la naturalidad y el movimiento que le caracteriza este halo de luz sin precedentes.

Un estilo de bajo mantenimiento que te permite soltarte de las cadenas y la esclavitud a las peluquerías dado que no se trata de una coloración de raíz, pero esta no es la única ventaja de esta tendencia, a continuación te explicamos por qué es una buena idea intentar un cambio de look con un Flamboyage.

Se ve natural

Gracias a su gama de luces, tiene un brillo más natural difuminando la decoloración sin crear rayas o bloques de color, es decir que se combinará finamente con tu tono natural para crear un color uniforme con tintes claros que hará que tu cabello luzca con más vida y sedosidad.

Cambio menos radical

Como lo mencionamos, si no quieres un cambio de look tan radical, es perfecto para ti, ya que gracias a que no involucra tonos tan contrastantes, se ve muy discreto y natural, lo único que hará es darle más luz a tu rostro y una vista diferente a tu cabello.

Más sencillo de aplicar

 Con la “Flamboyage Meche“, esta cinta con adhesivo que atrapa el pelo por secciones de forma aleatoria para aplicar el pigmento y crear una combinación única, además permite realizar el tinte de raíz al mismo tiempo que las mechas, ahorrando tiempo y paciencia del cliente.

Destaca la luz del rostro

Como mantiene las raíces oscuras y se aplica el pigmento claro en las puntas sin un patrón fijo, hace que el rostro se vea con más luz gracias a los matices que obtiene el cabello y que contrastan con tu tez para darle una visión distinta.

Combina con cualquier look

Para la playa, casual o incluso en la noche, los tintes discretos que juegan con el tono natural se ven perfectos con cualquier look porque crean un contraste que enaltecen todos los outfits y hacen que el cabello sea el accesorio principal.

Luce como una celebritie

No hay que ser muy detallista para darse cuenta de que los reflejos en el cabello de muchas celebridades y modelos no era algo casual ni natural. No se trataba de un balayage, ni de mechas californianas. Pues se trata del Flamboyage, es que esta técnica es tan delicada, y natural, que nadie diría que hay un trabajo de peluquería detrás.

En los últimos meses se ha  podido ver en ruedas de prensa, pasarelas y alfombras rojas cada vez a más artistas usando este método de coloración. Y el resultado es simplemente espectacular. Sandra Bullock, Mila Kuni, Jessica Biel… entre otras.

Actualmente la mayoría de las mujeres, tanto jóvenes como adultas, buscan un cambio de look hacia un estilo más natural y espontáneo, en este caso el Flamboyage es la mejor opción. Combina muy bien con las ondas naturales del cabello, dándole un aire de libertad pero a la vez de sofisticación.

Ahora ya lo sabes, lo único que debes hacer es atreverte a hacerte ese cambio que siempre soñaste, sólo recuerda cuidarlo y mantenerlo, sobre todo si lo planchas demasiado. El flamboyage te dará ese aspecto natural que tanto deseas y que sólo lograrás con una actitud más relajada, recuerda que ser espontánea es la clave para disfrutar de los pequeños detalles de la vida.

 

 

 

 

Por Matías Ulloa en noviembre 21, 2019

Déjanos tu comentario