<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=111048919232485&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Blog AgendaPro

Impresión 3D en la medicina

La tecnología ya es parte de nuestro día a día: ¿qué haríamos sin el internet o el teléfono móvil? Sin hablar de otros gadgets, como las lavadoras inteligentes, las cornetas, neveras, audífonos y otros dispositivos similares que se han vuelto tan elementales en nuestro día a día. En ese sentido, “inteligente” es el nuevo adjetivo que acompaña los lanzamientos de los dispositivos electrónicos. Pero esta es solo una cara de la moneda: la otra cara es igual de asombrosa. No la conocemos porque no forma parte de la rutina. Sin embargo, sus alcances dejan una huella profunda en un área esencial para el ser humano: la salud.

En ese sentido, actualmente existen artefactos capaces de producir cosas inimaginables. Tal es el caso de las impresoras 3D, las cuales cobran cada vez más protagonismo en áreas prioritarias e importantes para la vida diaria. Si bien fueron conceptualizadas y utilizadas en un principio para el diseño y la arquitectura, lo cierto es que actualmente existen impresoras 3D capaces de reproducir nuestra propia piel y de producir otros avances importantísimos en el área de la salud. Por más ciencia ficción que parezca, es una realidad tangible que ha venido ganando terreno. En ese sentido, se ha agregado una nueva dimensión para que el resultado sea mucho más realista y utilizable.

En suma, el uso de las impresores 3D en la medicina ha cobrado un auge importante en los últimos años. Este artefacto permite obtener piezas únicas y, además, ha permitido que pueda indagarse más en cuanto a la investigación de temas de salud sumamente importantes, tales como la cura del cáncer, los transplantes, la inserción de piezas en el cuepro, entre otros.

A continuación, te comentamos un poco sobre las principales utilidades que ha tenido la impresión 3D en el área de la salud y de la medicina:

  • Generación o fabricación de prótesis

Las personas que sufren de la pérdida de alguna extremidad se ven obligadas a vivir sin ese miembro o a usar una prótesis, que, por más que la adaptan, nunca encaja a la perfección porque son modelos genéricos. Gracias a esta tecnología, se toman las medidas exactas y se fabrica la prótesis personalizada para las necesidades del paciente. Hasta el momento solo se han impreso brazos. Sin embargo, sin duda veremos más adelantos en tan solo unos meses o años en cuanto a otras áreas del cuerpo.

  • Generación de piezas biocompatibles

Por otro lado, en el caso de que las piezas vayan dentro del cuerpo (digamos que para unir alguna vértebra de la columna), las impresoras 3D permiten generar este tipo de piezas de manera personalizada para cada caso de acuerdo a sus necesidades clínicas. Además, el material es totalmente compatible con el organismo, todo con el fin de evitar que haya algún rechazo después del procedimiento. Por supuesto, todo está debidamente esterilizado para no contraer una posible infección. Igualmente, es bastante resistente y duradero. De igual forma, otra de las ventajas de este tipo de piezas generadas por impresoras 3D es que no requieren de una sustitución del producto en mucho tiempo.

  • Elaboración de pastillas a la medida del paciente

Cuando llegamos a la tercera edad o, incluso, antes por alguna patología que hemos desarrollado a temprana o mediana edad, es necesario tomar diariamente ciertos medicamentos en forma de pastilla. Aunque el doctor nos dé la cantidad de miligramos específica, puede que no sea la justa para nuestro organismo. En ese sentido, lo que hacen las impresoras 3D mediante un algoritmo, es trabajar con los datos del paciente (raza, peso, patologías) y dar con la pastilla perfecta. Su textura es bastante porosa, por lo que se tragan más fácil y se disuelven rápidamente en el estómago, una gran ventaja cuando se trata de un niño o un anciano. La otra sería que se reducen los efectos secundarios y se controla la dosis a lo largo del tratamiento: las primeras serán más fuertes que las de las semanas sucesivas. Y para no dejar: se pueden hacer más atractivas con colores, tamaños y sabores del comprimido.

En un futuro, los tratamientos serían tan personalizados que ya los hospitales no tendrían que almacenar grandes cantidades de pastillas y las personas podrían imprimirlas desde casa con los códigos que le mandaría el médico tratante, de forma que nos encontramos frente a una práctica disruptiva.

  • Investigación y estudio de anatomía

En otro orden de ideas, sabemos que la anatomía es una de las materias obligatorias para todo médico y profesional de salud. Generalmente, este campo de estudio se practica con cuerpos que fueron donados a la ciencia. Sin embargo, la impresión 3D permite reproducir modelos idénticos de nuestros órganos en un material bastante flexible y con apariencia real. De esta forma, las nuevas generaciones tendrán a su disposición reproducciones exactas de órganos tan complejos como el cerebro.

Aunque los resultados han sido excepcionales, aún nos falta mucho por recorrer. Seguir intentando y probando hasta dar con soluciones más efectivas.

  • Reproducción de herramientas y dispositivos a distancia

En último lugar, la impresión 3D ha permitido que los profesionales de salud puedan reproducir implementos al momento. Por ejemplo, si se trata de un médico que debe tratar un caso en un lugar inhóspito, la impresión 3D le permite reproducir al instante las herramientas o artefactos necesarios para llevar a cabo la práctica, sin necesidad de cargar con exceso de equipaje.

En suma, la impresión 3D es un interesante avance en la tecnología y que, cada vez más, cobra más auge en el área médica y de la salud. Si eres dueño de una clínica o un centro de salud o, bien, practicas un ejercicio profesional similar, es importante que estés al tanto de las nuevas tendencias que esta novedosa herramienta puede producir y, además, las facilitades y ventajas que acarrea para el ejercicio de la salud en general.

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!