mobiliario-pabellon-centro-medico

 

Los centros médicos son aquellos lugares en los que se atienden distintas necesidades sanitarias, bien sean primarias (a nivel de consultas) o a nivel de urgencias. Este tipo de establecimientos puede ofrecer distintos tipos de especialidades médicas, como por ejemplo pediatría, odontología, oftalmología, nutrición y dietética, orientación psicológica, psiquiatría, entre otros.

Si estás planificando abrir tu propio centro médico, es fundamental que no solo establezcas el tipo de servicios ofrecerás sino que además realices previamente tanto un estudio de mercado como de la competencia.  Sin embargo, existen tres aspectos fundamentales que no puedes descuidar: el mobiliario, los equipos y el personal, pues son imprescindibles para que desempeñes tus actividades y procesos sin ningún inconveniente.

A continuación, te explicamos en qué consisten estos aspectos y qué debes tener en cuenta con respecto a cada uno de ellos:

Mobiliario y local para tu centro médico

En primer lugar, es importante que cuentes con un espacio físico en el que puedas tener una salida de emergencias, una sala de esperas, baños, vestuarios para tu personal y acceso a personas con discapacidad. Asimismo, debes tener en cuenta la ubicación y facilidad de acceso, así como si cuenta con espacio para estacionamiento y las dimensiones en sí del local, el cual debe responder a tu propuesta de servicios.

Por otro lado, es fundamental que cuentes con el mobiliario apropiado de acuerdo a tus servicios y a la naturaleza del centro médico que abrirás, así como cubrir todas las áreas del espacio físico. En ese sentido, los muebles para la sala de espera son claves, así como otros elementos que puedes incorporar para brindar confort como televisión, agua e incluso acceso gratuito a internet.

En suma, debes contar con un espacio y mobiliario funcional en el cual se puedan realizar sin ningún inconveniente tanto las actividades como las relaciones que dan lugar a una experiencia de servicio satisfactoria.

Equipos

De acuerdo a los servicios o especialidades que ofrezcas, este punto puede variar. En todo caso, es imprescindible que cuentes con camas o camillas y otras herramientas como lámparas con haz direccionable, un esfigmomanómetro mercurial, aneroide o electrónico, entre otros.

De igual forma, asegúrate de que cada especialidad cuente con el material necesario de acuerdo a sus necesidades. Asimismo, es importante que cuentes con material no sanitario como dispensadores de agua, estanterías, material de limpieza, entre otros.

 

Personal

La calidad de tu capital humano es fundamental. Asegúrate de contar con los profesionales de salud mejor capacitados.

De igual forma, con respecto al personal administrativo y de limpieza, estos deben colaborar a brindar una buena experiencia, por lo que es importante que cuenten con el adiestramiento necesario para garantizar un excelente trato con el público. Puedes potenciar la calidad de tu capital humano incluyendo sesiones de capacitación periódicas de acuerdo al rol que desempeñen (por ejemplo, capacitaciones breves sobre trato al cliente o gestión de conflictos); asimismo, mantener a tu equipo conectado y comprometido con tu propuesta de valor es fundamental. Realiza actividades de integración entre tu personal de trabajo y aprovecha ocasiones especiales, tales como cumpleaños o la época navideña.

En suma, comenzar tu propio centro médico implica tener en cuenta una gran cantidad de factores. Asegúrate de realizar previamente la planificación estratégica necesaria, no descuidar tu mobiliario, equipo, personal y contar con las herramientas tecnológicas necesarias. Por ejemplo, un software personalizado en el que puedas permitirles a tus clientes agendar o cancelar sus citas, así como realizar pagos e incluso controlar a través de esta herramienta tus ingresos y egresos, resulta de gran ayuda para desempeñar tu operatividad diaria sin mayores inconvenientes.



Por Julio Guzman en mayo 1, 2019

Déjanos tu comentario