ética psicólogos

Un código ético es definido como la recopilación de aquellos principios y valores que modulan y establecen códigos de conducta para un grupo de personas o, bien, para un grupo de profesionales. Recordemos que la ética es un concepto que está asociado con la moral y con la distinción de aquello que está bien o que está mal de acuerdo con categorías previamente establecidas en una sociedad. 


De esta manera, los códigos de ética constituyen un tipo de normativa de obligatorio cumplimiento para el grupo para el cual fueron conceptualizados estos códigos. Algunas de las prácticas más comunes enmarcadas dentro de un código de ética o de conducta se encuentran la no discriminación, el respeto y la confidencialidad, la no divulgación de información confidencial, entre otros. 

Generalmente, las normas establecidas en un código de ética pueden estar relacionadas con normas legales. Sin embargo, el objetivo principal de un código de ética es mantener ciertas directrices en la forma de ejercer una determinada profesión o, bien, para regular las conductas social y moralmente aceptables dentro de una empresa o asociación en un marco legal.

En el caso de los psicólogos, esta es una profesión dentro de la cual se establecen ciertos principios éticos dada la naturaleza de la misma. A menudo, los psicólogos pueden verse comprometidos en situaciones donde existe un compromiso de confianza importante; de igual manera, pueden verse en circunstancias en las que deben plantearse cómo actuar y si esta decisión sería correcta o no, pues puede traer consecuencias para el paciente o su entorno. 

En ese sentido, el código de ética para un psicólogo tiene como objetivo garantizar la protección de las personas que disfrutan de dicho servicio. De igual manera, sirve como una suerte de guía o apoyo al psicólogo a la hora de tomar una decisión en la cual puede presentarse un dilema ético. 

Por otro lado, es importante destacar que todo psicólogo, sin importar si su ejercicio laboral se orienta hacia el campo clínico, industrial, investigativo, de orientación o educativo, debe mantener el mismo código de conducta y de ética dado que su profesión implica responsabilidades y posibles consecuencias en varias esferas de la vida humana y de la sociedad.

Si bien los códigos de ética varían de acuerdo a la legislación de cada país, los principios básicos del compromiso ético que debe seguir cualquier psicólogo son, en esencia, los siguientes:

  • Cuidado responsable: esto significa que el psicólogo debe mostrar un interés y preocupación genuina por el bienestar de la persona quien solicita o requiere de sus servicios, de la misma manera con cualquier grupo, familia o comunidad. Este principio también está relacionado con evitar posibles daños tanto para el paciente como con sus allegados y el entorno en general.
  • Respeto a la dignidad de las personas: este principio se refiere al aprecio que el psicólogo, como profesional empático, debe tener hacia los demás. Sin importar la precariedad o la naturaleza de la situación personal o ajena, el psicólogo no debe emitir juicios de valor con respecto a su entorno. Al contrario, debe aproximarse a las personas con empatía y demostrar interés por su situación. 
  • Responsabilidad para con la sociedad: así como el psicólogo tiene responsabilidades y códigos de conducta deseables en su entorno paciente-psicólogo, también debe tenerlo para la sociedad en la que vive. En ese sentido, un psicólogo socialmente responsable con su entorno y con su comunidad, erigirá las mejores prácticas para sus pacientes. 
  • La integridad en las relaciones: valores como la sinceridad, la empatía, evitar juicios personales o de valor son fundamentales para evitar conflictos de interés entre la relación psicólogo-paciente. Es muy importante que todo psicólogo pueda abordar la situación externa con 

En suma, es deber de todo psicólogo prestar servicios que se encuentren enmarcados dentro de la responsabilidad, la empatía y, además, mantener una actitud honorable en la cual propicie un entorno de confianza, el cual es imprescindible bien para un tratamiento exitoso (en el caso de los psicólogos hacia el área de orientación, clínica y educativa) o bien para construir análisis con coherencia y socialmente responsables (en el caso de aquellos orientados hacia la psicología social u otras áreas de investigación).

 

Por El Equipo de Redacción de Agendapro en diciembre 5, 2019

Déjanos tu comentario