que significa ser barbero

La barbería es uno de los oficios más antiguos. El origen del oficio se ubica en Grecia y Roma, culturas en las que era imprescindible el cuidado personal, sobre todo en las clases más privilegiadas. A medida de que la cultura fue evolucionando, el oficio también. Por ejemplo, se dice que en la época del rey Luis XIV (hacia el siglo XVII y XVIII), el monarca contaba con un barbero-peluquero dedicado exclusivamente al cuidado de sus pelucas. De igual manera, los barberos también se encargaban de afeitar el rostro e incluso cortar las uñas, más allá del corte del cabello.

En todo caso, el barbero es aquel profesional que se dedica a afeitar, cortar y acondicionar tanto el cabello como el pelo. Si bien el objetivo de todo barbero es realizar el mejor corte de pelo y barba posible, un barbero exitoso es aquel que entiende verdaderamente la esencia del oficio y, además, realizar un desempeño práctico del mismo con el mayor estándar de calidad posible. 

 

En la actualidad, ser un barbero implica además la aplicación de técnicas y conocimientos desde lo tradicional de acuerdo a las tendencias. De igual manera, un barbero no es cualquier profesional, sino que es una labor muy importante porque existe un juego entre la imagen corporal y cómo esta proyecta el interior de cada cliente. A continuación, te comentaremos un poco en qué consiste ser barbero exitoso.

 

En primer lugar, un barbero exitoso es aquel que, antes del servicio, escucha empáticamente a su cliente y entiende qué busca de acuerdo a su ritmo de vida y preferencias personales. Un buen barbero escucha a su cliente y, además, recomienda distintas opciones de acuerdo a la demanda del cliente, siempre acorde con las tendencias actuales. Se estima que el 80% de los hombres prefieren ir a un sitio de barbería especializado, pues confían más en un barbero que ofrezca técnicas tradicionales y, además, esté al tanto de nuevos cortes de cabello u otras técnicas más nuevas. 

 

Por otro lado, un buen barbero debe formarse para el oficio. Es importante prepararse lo suficiente a través de cursos de capacitación en centros especializados. De igual manera, el conocimiento debe estar en constante actualización de acuerdo a las tendencias o nuevas técnicas que surjan en el mercado. Los workshops son otras alternativas excelentes para pulir ciertas técnicas y aprender otras de forma práctica.  

 

De igual manera, ser un barbero significa tener un trato de primera con el cliente. En ese sentido, el manejo de las relaciones interpersonales en los barberos es una de las destrezas o aptitudes más elementales del oficio. Un barbero debe ser capaz de llevar un buen tema de conversación con su cliente, ser simpático y mostrarse atento ante cualquier inquietud o duda durante el servicio. Asimismo, un barbero debe ser humilde y reconocer el alcance de sus destrezas: no es recomendable aceptar trabajos para los cuales no se cuentan con las aptitudes o destrezas necesarias. 

 

Ser un barbero significa, además, guiar al cliente: luego del servicio, el barbero puede realizar ciertas recomendaciones en cuanto al cuidado del corte y de la barba para el cliente. Asimismo, es responsabilidad del barbero recomendarle a su cliente el tiempo para la próxima cita con el fin de mantener el corte y el estilo.

 

En última instancia, ser barbero significa, finalmente, tener vocación y pasión por el oficio. Más allá del cuidado del cabello y barba del cliente, ser barbero significa ver el mundo a través de los ojos de sus clientes gracias a las conversaciones que entablan con ellos y, además, gracias a la ayuda que les brindan en cuanto a su imagen corporal y autoestima.

Por El Equipo de Redacción de Agendapro en enero 17, 2020

Déjanos tu comentario