demanda clinica

Formarse como médico requiere de mucho estudio y preparación, adicionalmente,  a todos los años de sacrificio que implica esta profesión se le suma las dificultades que tienen muchos médicos al momento de ejercer su carrera, los exámenes y concursos de oposición para obtener una plaza en el sector público o privado y además deben superar una gran barrera: la negligencia médica.

¿Qué es la negligencia médica? 

La negligencia médica ocurre cuando un paciente es perjudicado por un médico (u otro profesional de la salud) que no cumple de manera competente con sus deberes. Las reglas sobre negligencia médica, desde cuándo debe presentar su demanda hasta si debe notificar al médico con anticipación, varían de país a país, pero hay algunos principios generales que se aplican a la mayoría de los casos de negligencia médica. Aquí hay una descripción general de las leyes que rigen esta área. 

Requisitos básicos para un reclamo

Para probar que ocurrió una mala práctica médica, por lo general, debe poder demostrarse todas estas cosas:

  • Existía una relación médico-paciente. La persona debe poder demostrar que tuvo una relación médico-paciente con el médico que está demandando; esto significa que contrató al médico y el médico aceptó ser contratado. Por ejemplo, no puede demandar a un médico que escuchó dando consejos en un cóctel. Si un médico comenzó a verte y tratarte, es fácil demostrar que existía una relación médico-paciente. 
  • El doctor fue negligente. El hecho de que el paciente no esté satisfecho con su tratamiento o los  resultados no significa que el médico sea responsable de negligencia médica, el médico debe haber sido negligente en relación con su diagnóstico o tratamiento. Para demandar por negligencia, la persona debe ser capaz de demostrar que el médico le causó daño de una manera que un médico competente, en las mismas circunstancias, no lo habría hecho. No se requiere que la atención del médico sea la mejor posible, sino simplemente "razonablemente hábil y cuidadosa". Casi todas las legislaciones requieren que el paciente presente un experto médico para analizar el estándar médico apropiado de atención y mostrar cómo el acusado se desvió de ese estándar.
  • La negligencia del médico causó la lesión. Debido a que muchos casos de negligencia involucran a pacientes que ya estaban enfermos o lesionados, a menudo se cuestiona si lo que hizo el médico, negligente o no, realmente causó el daño. Por ejemplo, si un paciente muere después del tratamiento para el cáncer de pulmón, y el médico hizo algo negligente, podría ser difícil demostrar que la negligencia del médico causó la muerte en lugar del cáncer. Por lo general, el paciente debe tener un experto médico que testifique que la negligencia del médico causó la lesión o la muerte. 
  • La lesión provocó daños específicos. Incluso si está claro que el médico se desempeñó por debajo de los estándares esperados en su campo, el paciente no puede demandar por negligencia si el paciente no sufrió ningún daño. A continuación presentamos ejemplos de los tipos de daños por los  que el paciente puede demandar. 

Tipos comunes de negligencia médica

Hay una amplia variedad de situaciones que pueden llevar a un reclamo por negligencia médica: desde un médico que deja una gaza en el estómago del paciente durante una operación hasta que no le diga al paciente que un medicamento recetado puede causar insuficiencia cardíaca. La mayoría de las reclamaciones por negligencia médica se dividen en una de estas categorías:

  • Falla en el diagnóstico. Si un médico competente hubiera descubierto la enfermedad del paciente o hubiera hecho un diagnóstico diferente, lo que a su vez hubiera dado un mejor resultado que el que realmente logró, entonces el paciente puede tener un reclamo de negligencia médica viable.
  • Tratamiento inadecuado Si un médico trata al paciente de una manera que ningún otro médico competente lo haría, el paciente podría tener un reclamo por negligencia médica. En una onda similar, también puede ser una mala práctica si el médico selecciona el tratamiento apropiado pero lo administra de manera incompetente. 
  • No advertir a un paciente de los riesgos conocidos. Los médicos tienen el deber de advertir a los pacientes sobre los riesgos conocidos de un procedimiento o tratamiento; esto se conoce como el deber del consentimiento informado. 

Si eres un médico y estás comenzando con tu práctica es importante que te instruyas en la ley de negligencia médica que existe en tu país con el fin de evitar demandas. 

Si conoces a alguien a quien podría serle útil este artículo, compártelo. 

 

Por El Equipo de Redacción de Agendapro en diciembre 12, 2019

Déjanos tu comentario