ozonoterapia

 

El skin care es una práctica muy popular actualmente. En el caso del rostro, el cuidado facial es sumamente importante debido a lo delicada que es la piel en esta área del cuerpo. La piel es un órgano que se encuentra en contacto directo con el medio ambiente, por lo que un buen cuidado facial puede prevenir desde el envejecimiento temprano hasta la aparición de otros problemas dermatológicos. En suma: tener una piel cuidada es sinónimo de un rostro saludable.

Actualmente, existen infinidad de tratamientos para el rostro: el rango es amplio y abarca desde hidrataciones y exfoliaciones hasta el cuidado de otros problemas más graves como el acné. Entre las tendencias en el mundo de la estética, la ozonoterapia ha sido un tratamiento que ha tenido un gran auge y popularidad en los últimos años debido a sus beneficios tanto para el rostro como para el resto del cuerpo. A continuación, te explicamos en qué consiste este tratamiento aplicado especialmente para el rostro, cómo puede aplicarse y sus principales ventajas:

La ozonoterapia y sus métodos de aplicación  

Se conoce como ozonoterapia al tratamiento médico que pretende saturar el oxígeno en el organismo. En pocas palabras, consiste en la activación de las células de la piel a través de moléculas de ozono que son aplicadas con descargas eléctricas a través de distintos métodos. 

 

El ozono es un oxidante, por lo tanto, los tratamientos suelen contener un 10% de ozono y un 90% de oxígeno. Si bien depende del tratamiento, lo común es que el ozono se produzca a partir de un ozonizador. Sin embargo, también se puede utilizar cabinas para estimular las células del cuerpo. De igual manera, la inyección del ozono directamente en el cuerpo también es una de las maneras de aplicarla. En suma, el ozono se aplica directamente sobre la piel a través de inyecciones, cremas, agua ozonizada e incluso de forma vaginal e intraperitoneal (esto para el uso de la ozonoterapia para fines distintos al cuidado facial).  Se recomienda aplicar el tratamiento luego de una limpieza facial para garantizar un mejor resultado.

 

Por otro lado, tanto la dosis a aplicar como el número de sesiones necesarias dependerá de los resultados que busque el paciente así como las recomendaciones por el profesional que aplique el tratamiento. No obstante, algunos expertos recomiendan realizar de tres a cinco sesiones mensuales. 

 

La ozonoterapia es un tratamiento que se caracteriza por no tener efectos secundarios mayores. Sin embargo, existe un mínimo riesgo de reacción alérgica. En ese sentido, es importante acudir con un profesional en el área. 

Ventajas de la ozonoterapia

El ozono ayuda a regenerar la piel en líneas generales. En ese sentido, la ozonoterapia resulta efectiva para tratar manchas en el rostro, quemaduras, cicatrices, herpes e, incluso, ayuda a desinflamar la piel luego de una depilación. Así, el efecto limpiador y rejuvenecedor es uno de los principales beneficios de este tratamiento, pues luego de su aplicación la piel recibe una mayor oxigenación gracias a la eliminación de las células muertas.  

 

Por otro lado, uno de los principales beneficios de la aplicación de ozono es por ser germicida, es decir, por atacar y eliminar virus, bacterias y hongos que se encuentren en la piel. De igual manera, la ozonoterapia beneficia el sistema circulatorio. Asimismo, las células de colágeno y elastina de estimulan luego de la aplicación, por lo que produce un beneficio a largo plazo para hidratar y regenerar la piel. En todo caso, la principal ventaja de este tratamiento es que se consiguen una infinidad de beneficios y un mínimo de efectos secundarios frente a otros tratamientos estéticos que pueden resultar más abrasivos o pueden desarrollar efectos secundarios perjudiciales para la salud.

 

Si tienes un centro de estética, no dudes en incorporar este tipo de tratamientos de la mano de profesionales. De esta manera, fortalecerás tu propuesta de valor, diversificarás tu oferta de servicios y, así, puedes captar otros clientes. 

Déjanos tu comentario