<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=111048919232485&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Blog AgendaPro

La kinesiología y el dolor

La kinesiología y el dolor

Las lesiones están a la vuelta de la esquina. Por más que nos cuidemos, hay un alto porcentaje de sufrir algún tipo de calambre, desgarre, esguince y hasta fractura. Ese es un escenario, pero el otro son las dolencias en los músculos, los huesos y las articulaciones. Solemos pensar que eso solo le pasa a las personas de tercera edad; sin embargo, no es así. Desde joven se pueden desarrollar algunas de estas incomodidades al momento de agacharse o realizar un movimiento en específico. Sin duda, son situaciones que interfieren en nuestra rutina y desaceleran los tiempos de respuesta.

El día a día nos obliga a llevar un paso rápido, sobre todo cuando estamos en la calle, por lo que andar adolorido no es la mejor opción. Si te sientes identificado con lo que lees o sientes que eres tú una de esas personas que se frustran porque se sienten limitadas dentro de su propio cuerpo, es hora de buscar una cita con el kinesiólogo. 

 

A continuación, te explicamos un poco sobre la labor de este profesional que cada vez toma más popularidad y cómo este tipo de terapia puede ser útil para el dolor de acuerdo a las dolencias más comunes: 

 

El profesional detrás de la disciplina: el kinesiólogo

Debes saber que hay personas que se dedican al estudio del cuerpo y sus movimientos. Hablamos precisamente de los kinesiólogos. Ellos van más allá de la fisioterapia porque son los que diagnostican qué está mal, dónde se halla el dolor y cómo se puede mejorar. Cuando se llega a este punto, los fisioterapeutas son los encargados de guiar al paciente al momento de hacer los ejercicios. 

 

Dolencias más comunes

La kinesiología ha arrojado buenos resultados para tratar diferentes cuadros, entre ellos: 

  • Desgarro muscular: estiramiento desproporcionado de los tejidos que unen el músculo con el hueso. Dependiendo de la gravedad, se inmoviliza el área, bien sea con una férula o un yeso. Al momento de retirarla, viene un proceso de rehabilitación que es guiado por el kinesiólogo. 
  • Ciática: la espalda es parte fundamental del cuerpo porque es la que sostiene todo el organismo. Precisamente es la caja que resguarda la columna vertebral. En general nos olvidamos de ella hasta que empieza a doler. Llegado ese punto, la incomodidad es terrible. Cuando hablamos de la ciática, nos referimos al nervio que empieza en la espalda baja y llega hasta los pies. Puede que haya sensación de ardor y, por supuesto, dolor. 
  • Tendinitis: relacionada con los tendones, como bien indica su nombre. Uno de los casos más comunes es la tendinitis de muñeca. Cargar peso indebidamente puede acarrear la inflamación del tendón. El dolor es bastante fuerte y para ello recetan desinflamatorio. Sin embargo, una vez que se termina el tratamiento, es recomendable hacer terapia para recuperar la movilidad al cien por ciento y evitar que se desencadene otro cuadro similar en un tiempo cercano. 
  • Síndrome del túnel carpiano: entumecimiento del nervio que permite la movilidad de la mano y los dedos. Es frecuente debido al uso del teclado y el ratón, por lo que las estadísticas son bastante elevadas. Al ser una zona delicada, muchos de los que lo desarrollan prefieren acudir a otro tipo de especialidad, como la kinesiología, con el fin de mejorar. La rutina está conformada por una serie de deslizamientos del codo y la muñeca. 

 

Crónico 

Si presentas alguna incomodidad en el cuerpo por más de tres meses es probable que hayas llegado al nivel crónico. No hay una cura mágica, y eso es precisamente lo que vas a entender cuando asistas a una consulta con el kinesiólogo. Él te explicará por qué se genera esta sensación y cómo se relaciona con tu mente, ya que no es algo meramente físico. El primer paso, entonces, es conocer tu dolor, evitar el miedo y empezar a moverse, con el tiempo te irás sintiendo más fuerte y con más control, verás que vas perdiendo ese miedo inicial, luego tendrás mayor resistencia y confianza en ti mismo hasta que te das cuenta de que retornas a la actividad normal y empiezan a disminuir las dolencias.  

 

En ese sentido, la kinesiología es un tipo de terapia sumamente efectiva para tratar distintos tipos de dolor, bien sea crónicos o para dolencias comunes. Es importante que priorices tu salud y puedas discernir cuando se trata de una simple molestia o de algo más grave. En todo caso, la kinesiología es un tipo de terapia que sin duda puede traerte muchos beneficios sin necesidad de acudir a tratamientos invasivos.


Artículos Relacionados:

1. ¿Cómo conseguir nuevos pacientes para tu centro de kinesiología o fisioterapia?

2. Aprende a fidelizar a los pacientes de tu centro de kinesiología. 3 claves importantes.

3. Pro´s y contra´s de tener un software para tu centro de kinesiología o fisioterapia.

4. 5 claves para llevar las redes de tu centro de fisioterapia.

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!