Blog. termómetro

El termómetro, ese instrumento que mide la temperatura corporal, fue el resultado de un proceso gradual de desarrollo durante siglos. Los científicos probaron con diferentes escalas y tamaños hasta llegar a los termómetros que conocemos hoy en día. Es indudable que este invento fue crucial para el desarrollo de muchas industrias y la mayor influencia la ha tenido en el campo de la salud.  


La temperatura corporal es uno de los cuatro signos vitales clave del cuerpo humano y medirla ha sido esencial para la evolución de las prácticas de atención médica, ya que el termómetro es una herramienta integral para salvar muchas vidas. Si la temperatura de tu cuerpo (tomada por vía oral) está fuera del rango normal de 36.3 ° a 37.3°, entonces es probable que tengas algún problema de salud. 

Diferentes tipos de termómetros

La importancia cada vez mayor del termómetro en el diagnóstico de pacientes ha originado que se fabriquen nuevos tipos de termómetros, en los que se puede medir la temperatura en diferentes partes del cuerpo; algunos son más efectivos que otros. 

Termómetros digitales

Los termómetros digitales se consideran los  más rápidos y precisos. Las lecturas se toman debajo de la lengua, del recto o debajo de la axila. Se encuentran fácilmente en farmacias locales y se pueden usar tanto en casa como en el hospital.

Termómetros infrarrojos 

Los termómetros infrarrojos son capaces de medir la temperatura de un cuerpo o de un objeto dependiendo de la radiación que este puede llegar a emitir. Los podemos encontrar tanto sin contacto, como los que necesitan contacto para poder realizar su actividad. Los que no requieren contacto son  muy prácticos, sobre todo cuando se trata de niños pequeños o muy inquietos.

Utilizan un sistema de medición de gran fiabilidad y son rápidos, pudiendo obtener la temperatura en tan sólo unos segundos. 

Termómetros electrónicos de oído

Estos termómetros utilizan tecnología infrarroja para obtener su lectura de temperatura. Los termómetros electrónicos son menos precisos, ya que si hay demasiada cera en el oído, puede dar una lectura incorrecta. A pesar de ser caros, son mucho más fáciles de usar en bebés y niños pequeños, ya que puede ser difícil lograr que los niños se queden quietos durante el tiempo suficiente mientras usan termómetros digitales.

Termómetros de frente

Estos termómetros también leen el calor mediante infrarrojos y se colocan en la arteria temporal. Los termómetros de frente no son tan confiables como los termómetros digitales. 

Termómetros de tira plástica

Estos termómetros pueden detectar la presencia de fiebre en un paciente, sin embargo, no dan una lectura exacta de la temperatura. Simplemente actúan como una indicación de que algo podría estar mal. Para usarlos, simplemente se coloca  la tira en la frente.

Termómetro chupete

Se usan predominantemente en bebés mayores de tres meses. Requieren que el bebé esté quieto por un par de minutos y esto puede ser una lucha, por lo cual, a veces, la temperatura puede ser inexacta.

Termómetros de vidrio y mercurio

Estos termómetros son los tradicionales que se han usado desde hace muchos años  para tomar la temperatura. Normalmente se colocan debajo de la lengua y uno puede ver cómo aumenta el mercurio. Una vez que se detiene, esa es tu temperatura. Desafortunadamente, debido al riesgo de envenenamiento por mercurio, este tipo de termómetro no es recomendable, se aconseja consultar con un organismo de atención médica para descartar cualquiera de estos termómetros en caso de que poseas uno. 

La tecnología infrarroja: nuevos avances en temperatura. 

En el pasado, la medición de la temperatura de una superficie era un proceso lento y complicado. Para realizar una medición de temperatura se necesitaba mantener una sonda en contacto con la superficie del objeto. ¿Qué pasaba si el objeto estaba demasiado caliente para acercarse? ¿O si la superficie estaba demasiado lejos o si era demasiado pequeña para insertar o mover una sonda? ¿Cómo era posible monitorear la temperatura de la superficie continuamente? Estos problemas se han resuelto con los avances en la medición de temperatura utilizando tecnología infrarroja.

Con un termómetro infrarrojo el usuario apunta el instrumento al objeto y aprieta el gatillo para mostrar la temperatura.

Los termómetros infrarrojos varían en forma, tamaño y función. Sin embargo, todos estos termómetros  ofrecen varias ventajas sobre las técnicas de medición de temperatura de superficie anteriores a ellos. Las ventajas incluyen la medición sin contacto a diferentes distancias de trabajo, alta precisión, un amplio rango de medición y un tiempo de respuesta rápido.

Para comprender los beneficios de los termómetros infrarrojos, es importante entender cómo funcionan. Todos los objetos emiten energía infrarroja. Cuanto más caliente es un objeto, más activas son sus moléculas y más energía infrarrojo emite. La óptica ubicada dentro de un termómetro infrarrojo  recolecta la energía infrarroja emitida por un objeto y enfoca la energía en un detector. Luego, el detector convierte la energía en una señal eléctrica, que se amplifica y se muestra como una lectura de temperatura. 

Los termómetros infrarrojos son ideales para monitorear la temperatura de equipos que están demasiado calientes para tocarlos.

Los termómetros infrarrojos vienen en múltiples estilos que van desde instrumentos portátiles de mano, hasta unidades en línea montadas permanentemente. 

Son altamente precisos en comparación con otros métodos de medición de temperatura. 

¿Cuál es su precio? 

Los precios varían de acuerdo al modelo de termómetro que quieras adquirir, si buscas un termómetro infrarrojo para la frente de tu bebé puedes encontrar modelos básicos desde USD $39 hasta otros infrarrojos más sofisticados en USD $92,  pasando por un termómetro digital flexible en USD $6, hasta un termómetro rectal de mercurio en USD $7,5 (aunque estos últimos ya no se recomiendan). Como ves los termómetros son instrumentos de medición de temperatura accesible a todos los bolsillos y muy útiles para tener siempre en casa. Fuente: Amazon. 

Déjanos tu comentario