receta-medica

 

Si eres dueño de un centro de salud es muy importante que conozcas en qué consisten las recetas médicas, cómo se realizan y otros aspectos importantes, pues sabes que forman parte de tu operatividad diaria. Recuerda que estar informado sobre el tipo de negocio en el cual te desempeñas es fundamental para consolidar el éxito.

A continuación, te comentamos todo acerca de las recetas médicas: en qué consisten, cómo se elaboran, quiénes pueden realizarla  y otros aspectos importantes.

¿Qué son y cuál es el objetivo de las recetas médicas?

En primer lugar, una receta médica es un documento legal en el cual un profesional de salud autoriza al farmacéutico el despacho de uno o varios medicamentos de acuerdo al tratamiento asignado a un determinado paciente. 

Las recetas médicas solo pueden ser elaboradas por profesionales de salud debidamente facultados desde el punto de vista legal. Si bien estos requerimientos dependerán de la legislación local, generalmente, se requiere que el profesional de salud o médico se encuentre debidamente colegiado y en pleno ejercicio de su profesión (es decir, no jubilado o con su licencia revocada por alguna razón legal o por incapacidad).

En suma, las recetas médicas avalan la dispensación de ciertos medicamentos y es un documento sumamente importante. Si bien varía de acuerdo a la condición o requerimiento de cada paciente, también influyen factores sociales y culturales en la decisión del tratamiento y, por tanto, en su formulación. Incluso, existen casos en los que estas recetas pueden verse influenciadas por campañas publicitarias de determinados laboratorios o empresas  farmacéuticas.

¿Cómo se realiza una receta médica?

Como te indicamos en el punto anterior, una receta médica debe ser realizada, en primer lugar, por profesionales de salud legalmente autorizados para ello; generalmente se trata de médicos, odontólogos o podólogos. En algunos casos, los veterinarios también pueden prescribir medicamentos de uso veterinario. 

Para que una receta médica sea válida y efectiva, el profesional de salud responsable debe realizarla de acuerdo a los requerimientos legales de cada país y, por supuesto, teniendo en cuenta las condiciones del paciente y otras cuestiones que explicaremos más adelante. 

¿Cuál es la estructura de una receta médica?

Desde un punto de vista formal, la receta médica debe estar elaborada en un papel membretado, el cual debe poseer los datos tanto del profesional de salud o médico tratante como de la clínica, centro de salud o institución para la cual trabaje. De igual forma, el profesional de salud debe escribir la fecha de emisión y los datos del paciente, como su nombre y apellido, número de identificación y edad. 

Por otro lado, una receta médica debe ir encabezada por la abreviatura “Rp” o “Rp/”, la cual significa “dispénsese” o “tómese” de acuerdo al vocablo récipe, en latín. Seguidamente, el médico debe indicar el nombre de medicamento (bien sea por nombre de compuesto o por nombre comercial), la densidad y el número de dosis necesaria. De igual manera, una receta médica debe incluir la posología para cada medicamento, es decir, las instrucciones para su dosis. Estas instrucciones están dirigidas exclusivamente al paciente. Asimismo, una receta médica puede incorporar otras recomendaciones para el paciente que no estén atadas a la toma de medicamentos, como por ejemplo el cambio de algún hábito alimenticio.

Por último, es fundamental que la receta médica se encuentre firmada por el profesional de salud responsable con su puño y letra y, además, con sello húmedo donde indique su nombre, número de identificación civil y número de colegiatura.

Requisitos para la prescripción de recetas

Existen ciertos criterios generales a considerar antes de emitir una receta médica. En primer lugar, es fundamental tener un primer diagnóstico o una aproximación al mismo. Por otro lado, el profesional de salud debe elegir un tratamiento eficaz y seguro: debe escoger cuidadosamente el fármaco elegido y tener en cuenta algún requerimiento o condición especial del paciente. Además, una prescripción médica debe tener la indicación oficial de los medicamentos; el médico o profesional de salud responsable de emitirla debe conocer la farmacología de los mismos, su toxicidad y sus posibles efectos secundarios antes de recetarlos.

De igual forma, es importante que el profesional de salud tenga en cuenta las potenciales interacciones farmacológicas, posibilidad de dependencia al fármaco, si existen antecedentes de alergias o reacciones adversas y, en el caso de las mujeres, si se encuentra embarazada o en periodo de lactancia. 

Por último, es muy importante que el profesional de salud sea capaz de explicar tanto la naturaleza del fármaco prescrito como su dosis para evitar cualquier error o malentendido con el paciente. Asimismo, al momento del seguimiento del tratamiento, es importante evaluar si la vía de administración es correcta y si el fármaco es aceptado por el paciente. 

Otros aspectos importantes sobre los recipes médicos

De acuerdo a la legislación de salud de cada país, esta establecerá cuáles son aquellos medicamentos que pueden ser dispensados con o sin receta; lo mismo sucede con la validez de la receta y con aquellas que son de carácter especial, es decir, aquellas que indican la toma  de psicotrópicos o antidepresivos. 

Sin embargo, a pesar de que existen ciertos medicamentos de venta libre a manera general en ciertas regiones del mundo (sobre todo en Latinoamérica), dependerá exclusivamente de cada legislación aquellos medicamentos que sean clasificados de venta libre o con prescripción facultativa, como ocurre con medicamentos como los antibióticos; en el caso de recetas médicas que incluyan medicamentos con esta característica, el farmacéutico deberá conservar el récipe y, de igual manera, determinará su validez de acuerdo a su fecha de emisión.

Una nueva tendencia: Los recipes médicos en formato digital

Actualmente, existe una tendencia por algunos centros de salud de facilitar la emisión de recetas médicas a través de soportes digitales lo cual consiste, simplemente, en evitar el uso del papel y enviar la receta médica con su misma estructura, indicaciones y firma del profesional de salud digitalizada al paciente. No obstante, el uso de recetas médicas en este tipo de soportes ha generado cierta controversia en los últimos años, pues han surgido casos de falsificaciones de las mismas.

No obstante, si eres dueño de un centro de salud y buscas esta opción para tu negocio, es una alternativa fácilmente aplicable si se toman ciertas medidas de seguridad. Por ejemplo, resulta recomendable emitir recetas digitales con código único y, por supuesto, que contenga todos los datos de forma de que el personal farmacéutico pueda verificar la autenticidad y la facultad del médico quien emite la receta. De igual manera, contar con un software personalizado para tu centro de salud puede facilitarte el envío de esta información de manera segura; además, te permitirá concentrar en un único lugar la historia clínica  del paciente y toda la información necesaria.

Algunos países han optado por incorporar códigos de barra o códigos QR a sus recetas médicas digitales, de forma que no existe ningún tipo de riesgo en su falsificación. Sin embargo, es importante tomar en cuenta tanto las facultades como la infraestructura del mercado en el cual te desempeñas y la capacidad que tengan para adaptarse a estos formatos. 

En suma, sin importar el formato en el cual se genere, una receta médica es un documento muy importante, pues establece el tratamiento para cada paciente y debe cumplir con ciertos requerimientos legales para su correcta emisión y control en farmacias. Si buscas modernizar tu centro de salud y facilitar el envío de recetas médicas a través del formato digital, ten en cuenta algunas consideraciones de seguridad y apóyate en un software personalizado que te permita enviar esta información y tener un respaldo ante cualquier eventualidad.

 

 

Por El Equipo de Redacción de Agendapro en agosto 14, 2019

Déjanos tu comentario