administrar peluquería

 

Los salones de belleza o peluquerías son uno de los negocios que presentan más oportunidades de rentabilidad y de éxito en la actualidad. A pesar de ser un tipo de negocio relativamente tradicional, es cierto que la industria de la belleza se reinventa constantemente gracias al surgimiento de nuevas tendencias, lo que ha permitido su mantenimiento en el tiempo gracias a la innovación constante.

Por otro lado, otra fortaleza de este tipo de negocio es que ofrecen un tipo de servicio que cumple con una necesidad cada vez más tomada en cuenta en distintos mercados: el cuidado personal. En ese sentido, el cuidado personal se ha vuelto en una prioridades para distintos grupos de edades y de personas, formando así un público objetivo cada vez más amplio gracias a la diversa gama de servicios que pueden ofrecer los salones de belleza. 

  

América Latina, por ejemplo, es una región que engloba grandes oportunidades para este negocio. Tanto la belleza como el cuidado personal son unas de las prioridades. De acuerdo a datos proporcionados por la Asociación Brasileña de la Industria de Higiene Personal, Perfumería y Cosméticos, la región representa el 14.1% del mercado mundial en esta industria, lo cual se traduce en un gasto del 2,2% per cápita por año. En ese sentido, los habitantes de la región invierten tanto en artículos de cuidado personal como en servicios que ayuden al mismo. Por otro lado, los mayores consumidores dentro de este negocio son Brasil, México, Argentina, Chile y Colombia, siendo los menores Ecuador y Paraguay. De igual manera, en líneas generales, se estima que el 8.2% del gasto de un hogar se destina en cuidado personal. En suma: los salones de belleza o peluquería representan una gran oportunidad para emprendedores e inversores, sobre todo si se trata de América Latina. 

 

Sin embargo, este es un tipo de negocio que, si no se administra ni se gerencia adecuadamente, puede ocasionar pérdidas importantes y no posicionarse dentro del mercado. De igual manera, si no innova lo suficiente y no se mantiene apegado a las tendencias actuales, tampoco tendrá éxito por demasiado tiempo: los cambios en los patrones del consumo del público objetivo y el gran número de competidores son dos de los factores más importantes a tener en cuenta para evitar pérdidas, pues cambian con relativa rapidez y de forma constante temporada tras temporada.

 

Si estás por emprender un negocio de este tipo o eres dueño de un salón de belleza o peluquería, existen ciertas claves que debes tener en cuenta para administrar tu negocio y, así, garantizar tu éxito y rentabilidad en el futuro. A continuación, te explicamos con más profundidad en qué consiste este tipo de negocio, qué debes tener en cuenta para administrarlo o gerenciarlo así como otras recomendaciones generales: 

 

Definiendo el modelo de negocio: qué es un salón de belleza o peluquería

 

En primer lugar, un salón de belleza o peluquería es aquel establecimiento que ofrece a clientes tratamientos estéticos enfocados hacia el corte de cabello, manicure y pedicure, y otros servicios cosméticos como maquillaje, depilación e, incluso, micropigmentación. A diferencia de la estética, los salones de belleza o peluquería no contemplan dentro de su gama de servicios tratamientos invasivos o no invasivos para el cuidado de la piel. Sin embargo, un salón de belleza o peluquería puede ofrecer servicios de cuidados de piel más sencillos, tales como tratamientos faciales y exfoliantes. De igual manera, un salón de belleza o peluquería puede vender y distribuir productos de cuidado personal enfocados a los servicios ofrecidos, como cosméticos, esmaltes, extensiones de cabello, productos rejuvenecedores, cremas hidratantes, entre otros.

 

Otra de las principales características de un salón de belleza o peluquería como modelo de negocio es el público objetivo. En ese sentido, existe un común denominador: interés en el cuidado personal y de apariencia. El público objetivo de un salón de belleza o peluquería puede incluir tanto a hombres como mujeres -dependiendo de la gama de servicios a ofrecer-, con un nivel adquisitivo medio. La edad, por supuesto, también variará, pero incluye un amplio rango dependiendo de los servicios ofrecidos: puede comprender desde jóvenes entre los 19 y 25 años hasta hombres y mujeres entre los 30 y 45 años. De igual manera, existen peluquerías que pueden enfocarse a un público infantil (hasta los 10-12 años aproximadamente) o exclusivamente masculino. 

 

¿Por qué invertir en un salón de belleza o peluquería?

 

Por si fuera poco, un salón de belleza o peluquería ofrece diversas ventajas a sus inversores o emprendedores. En primer lugar, destacamos su rentabilidad: bien sea por trabajo o por evento importante, las personas invierten una suma importante de dinero en salones de belleza –sobre todo las mujeres-. Por otro lado, los números en América Latina son sumamente atractivos y las proyecciones son igual de alentadoras.

 

Por otro lado, un salón de belleza o peluquería refiere un tipo de negocio ideal para aquellos emprendedores o inversores que buscan un negocio que pueda mantenerse en el tiempo. Por supuesto, el éxito del mismo dependerá  de la administración y de la gerencia, aspecto que te explicaremos más adelante.  

 

En suma, un salón de belleza o peluquería es un tipo de negocio orientado hacia el área de servicios, cuya propuesta principal se encuentra enfocada hacia el cuidado personal de un público objetivo relativamente amplio. De igual manera, este modelo de negocio implica la 

 

Claves para administrar y gerenciar un salón de belleza o peluquería

 

  • Define un plan estratégico

El primer paso antes de poner en marcha tu salón de belleza o peluquería o, bien, tomar el mando de sus operaciones, es definir un plan estratégico previo. En ese sentido, debes contemplar todas las actividades que deban incluirse en tu cadena de valor y definir aquellos aspectos claves, tales como los recursos, la propuesta de valor, el público objetivo, los ingresos y, por supuesto, la estructura de costos. De igual manera, un plan estratégico debe contemplar la misión y la visión de la empresa, así como los valores organizacionales que se convertirán esenciales para tu operación y, sobre todo, para la formación de tu personal. 

 

En ese sentido, una buena administración y gerenciar de un salón de belleza o peluquería debe contar con unas directrices estratégicas previas que determinen el resto de la operación. 

 

  • Fija un presupuesto y define los gastos

Una de las claves para administrar y gerenciar todo negocio es estar atento a los ingresos y, por supuesto, a los egresos. Al mantener las finanzas en orden, se garantiza una operatividad exitosa y la rentabilidad en el futuro. En ese sentido, te recomendamos que en tu plan estratégico definas el capital disponible y, además, cuáles son los recursos en los cuales debes invertir. De igual manera, definir la estructura de costos es fundamental (esto puede incluir el pago del alquiler, pagos de servicios, pagos del personal, inventario, obligaciones tributarias, entre otros). 

Un software personalizado es una herramienta que puede ayudarte a administrarte mejor. Es importante que sepas identificar cuáles son los gastos imprescindibles y aquellos que no, con el fin de evitar comprometer tu capital de forma negativa.

  • Cuida e invierte en tu capital humano

Los salones de belleza o peluquerías son un tipo de negocio enfocado hacia los servicios. En ese sentido, uno de los recursos claves dentro del modelo de negocio es el personal o capital humano. 

 

Para administrar o gerenciar exitosamente tu salón de belleza debes, en primer lugar, contar con el personal más altamente calificado: esto te brindará confianza y, además, te permitirá ofrecer servicios de calidad. Sin embargo, la gestión del capital humano es uno de los aspectos más retadores dentro de este negocio y, por supuesto, uno de los más importantes. 

 

  • Diseña un plan de marketing 

Gerenciar o administrar un salón de belleza o peluquería implica estar atento del mercado de la empresa, pues es un elemento fundamental para su operación.

 

Como te hemos comentado, los salones de belleza o peluquerías son un tipo de negocio sumamente atractivo dada su rentabilidad. En ese sentido, la cantidad de competidores existente es inmensa. Elaborar un plan de marketing te permitirá diferenciarte entre la competencia y consolidarte dentro de tu público objetivo, labor fundamental si quieres mantener tus operaciones.

Un buen plan de marketing debe incluir objetivos medibles y alcanzables de acuerdo a las condiciones del negocio y al capital disponible. De igual manera, debe contemplar en su estructura un enfoque en el área digital, fundamental para darse a conocer y diferenciarse.


Otro punto importante en concordancia con el marketing del negocio, es fundamental que seas innovador y creativo en tu propuesta de valor. De igual manera, debes estar atento al surgimiento de las tendencias en la industria de la belleza, pues las peluquerías deben estar al día en cuanto a nuevos tratamientos o tendencias. En suma, mantener una propuesta de valor atractiva e innovadora logrará la fidelización de tu público objetivo. Gerenciar o administrar un salón de belleza o peluquería implica estar atento del mercadeo de la empresa, pues es un elemento fundamental para su operación.

 

  • Apóyate en herramientas tecnológicas

En ese sentido, el seguimiento y el monitoreo de tareas y de procesos es vital en todo negocio. En el caso de las peluquerías o salones de belleza, el seguimiento es un elemento aún más importante dados los canales de distribución existentes y los recursos que se necesitan para llevar a cabo la operación. En ese sentido, es recomendable que puedas apoyarte en herramientas digitales que te permitan administrar en un solo lugar todos los aspectos claves de tu cadena de valor.

 

Un software personalizado, por ejemplo, es una de las mejores alternativas para este punto. A través de esta herramienta, puedes almacenar los datos de tus clientes y utilizarlos para enviar campañas de marketing masivas previamente segmentadas. De igual manera, te permite tener un mayor control de tu stock e inventario, por lo que también es muy útil para controlar tus ingresos y egresos, fundamentales para garantizar tu operatividad. 

 

En ese sentido, definir el modelo de negocio de un salón de belleza o peluquería es clave para determinar los aspectos que engloban al mismo: actividades clave, recursos, costos, propuesta de valor, canales de distribución, segmentación de clientes y, por último, flujo de ingresos. Por tanto, la planificación estratégica es esencial para este tipo de negocio.



Por El Equipo de Redacción de Agendapro en abril 28, 2020

Déjanos tu comentario