<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=111048919232485&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Blog AgendaPro

El flujo de caja libre y su importancia para la valoración empresarial

flujo de caja libre

La finalidad de cualquier empresa, más allá de ser rentable y sostenerse en el tiempo, es la de incrementar su valoración financiera a través de la capitalización del mercado. Para ello, se necesita de una serie de herramientas contables que posibilitan este tipo de medición, y una de las más usadas es aquella que analiza lo que entenderemos como flujo de caja libre. 

Descarga la "Guía práctica para mejorar tus procesos gracias a la  digitalización''

Dicho esto, en el siguiente artículo discutiremos sobre qué es el flujo de caja libre, cómo se calcula o su utilidad e importancia, además de otros datos de interés.  

Flujo de caja libre = flujo de efectivo libre

El flujo de caja libre proviene de la locución inglesa free cash flow, que puede traducirse como flujo de efectivo libre, así que ambas nociones significan exactamente lo mismo. Lo cierto es que el flujo de caja libre, que es una fórmula financiera utilizada para proteger a las empresas de cualquier tipo de déficit económico, es utilizado por la mayoría de los comercios que aspiran a posicionarse en su rama.

Qué es el flujo de caja libre: definición

Entendemos como flujo de caja libre al registro total de ingresos y gastos de un comercio en un lapso de tiempo determinado. En líneas generales, mide cómo se comporta la liquidez de dinero total, su circulación intrínseca y extrínseca. Este cálculo, además, es vital para hacer cualquier tipo de evaluación financiera en tu negocio.

Dicho de otra manera, el flujo de caja libre representa la cantidad de dinero o dividendos que le resta a una empresa luego de todas las deducciones operativas, como la compra de activos, la restauración del stock, el pago a los proveedores o los gastos administrativos, incluyendo los pagos al personal.

Flujo de caja libre vs. flujo de caja operativo o de explotación

Es importante tener en cuenta que el flujo de caja libre no debe confundirse con el flujo de caja operativo o de explotación. A diferencia del primero, éste atiende a la cantidad de capital circulante que responde únicamente a la operatividad o funcionamiento del negocio y que además se encuentra libre de deducciones a razón de pago de intereses, pagos excepcionales, etc. 

En resumen, téngase en cuenta que el flujo de caja operativo se obtiene luego de restar todos los gastos derivados del funcionamiento de la empresa a los ingresos que se originan de la misma. 

Cómo se calcula el flujo de caja libre

Para determinar el flujo de efectivo libre, fórmula que descubre el alcance del capital de una empresa, es necesario poner en práctica una operación que se divide en tres pasos. El primero nos revela el margen operativo bruto, el segundo el beneficio neto, y el último el flujo de caja libre.

Como tal, el primer cálculo sería el siguiente: 

Ingresos de las ventas
–   Costos de venta
–   Gastos generales
=   Margen operativo bruto

 Tras conocer el margen operativo bruto, sigue el descubrir cuál es el beneficio bruto de la empresa, necesario para determinar el beneficio neto. Para conseguirlo, hay que tomar en cuenta las amortizaciones de los activos de la empresa y la obsolescencia o pérdida de vigencia en materia tecnológica de los mismos:

Margen operativo bruto
–   Amortizaciones
=   Beneficio bruto

Del beneficio bruto debemos calcular el beneficio neto. Para hacerlo, hay que sustraer del primero todos los gastos tributarios que la empresa, por ley, está obligada a cancelar.

Beneficio bruto
–   Impuestos
=   Beneficio neto

Ahora, ha llegado el momento de descubrir cuál es el monto que representa a las necesidades operativas de fondo o la cantidad de capital requerido para cubrir el total de inversiones que demanda el ente comercial en cuestión para mantenerse en funcionamiento. Estas necesidades operativas de fondo se obtienen siguiendo esta sencilla fórmula:

Existencias
+   Deuda de clientes
+   Tesorería
–   Pasivo espontáneo
=   Necesidades operativas de fondos

Si te preguntas qué son las existencias, éstas no son más que el volumen total de inversión que acumula el stock de los productos que ofrece tu negocio. Las deudas de los clientes es la cifra de dinero que esperas recibir por parte de los morosos. La tesorería, por su parte, se refiere a la liquidez total con la que cuenta la empresa. Por último, el pasivo espontáneo reúne el total de las deudas de la compañía, como los pagos de nóminas o los pagos a proveedores, que son cancelaciones libres de intereses.

Ahora, para calcular el flujo de caja libre, habrá que hacer lo siguiente:

Beneficio neto
+   Amortización
–   Adquisición de activos inmovilizados
–   Inversión en necesidades operativas de fondos
=   Flujo de caja libre

Con esta fórmula tendrás cuál es el flujo de caja libre que tu negocio necesita. A continuación, te explicamos un poco sobre su utilidad, importancia y otros aspectos importantes a considerar.

Utilidad del flujo de caja libre

A grandes rasgos, podemos segmentar la utilidad del flujo de caja libre en dos apartados:

  • El primero, nos señala que el flujo de caja libre es esencial para analizar la situación financiera de la empresa. Como dicen, los números no mienten, y con el resultado de esta fórmula es posible saber si un negocio produce menos de lo esperado, lo esperado o más de lo esperado. De hecho, un flujo de caja libre con cifras satisfactorias incide en todos los márgenes de financiación de la empresa.  

  • El segundo, nos habla de que el flujo de caja libre es absolutamente necesario para ejecutar cualquier tipo de valoración financiera, bien sea por un período de tiempo corto, a través del tiempo, o incluso a futuro como proyección especulativa en relación a su propio mercado. 

Importancia del flujo de caja libre

Hay que considerar que el flujo de caja libre es una de las herramientas contables más útiles que puedes manejar para medir el estado de salud financiero de tu empresa. Es, como intuimos, un método seguro para conocer la fortalezas y debilidades de la misma, para saber cuáles son sus posibilidades de crecimiento o de obtener, en caso de que aspires crecer en tu rubro, un financiamiento de la banca tradicional.

¡Prueba gratis el software que simplificará tu negocio!

Como vemos, la importancia de un flujo de caja libre positivo reside en que éste representa la solvencia financiera del negocio y toda empresa que aspire a trascender en el tiempo debe considerar indispensable su uso. Esto se debe a que influye en la planificación, proyección y despliegue de estrategias comerciales que buscan capitalizar mejores dividendos para aligerar no solo los gastos fijos, sino para estar preparados ante cualquier imprevisto. 

Potenciales problemas relacionados con el flujo de caja libre

Las máximas de la economía, al depender muchas veces de la acción humana, son proclives al fallo. Por ello, a la hora de valorar una empresa, no siempre es del todo positivo confiar en que los flujos de caja no harán otra cosa que aumentar con el paso del tiempo. 

Entonces, es importante aceptar que el movimiento de efectivo de una empresa es fluctuante y que también puede estar atado a múltiples condiciones externas que son poco controlables por parte del inversor. Ante estas eventualidades, lo importante es estar preparado para los momentos difíciles, protegiendo el capital en tiempos de bonanza en vez de despilfarrarlo. 

Recuerda que los sistemas de valoración contables están atados a lo que podemos llamar las buenas o las malas decisiones de un mánager empresarial. Un flujo de caja saludable debe ser cuidado al extremo, ya que el crecimiento de una empresa se fija en base a todas las inversiones inteligentes que pueda hacer su responsable. 

Tips para mejorar el flujo de caja libre

Dentro de este proceso contable, resulta crucial tomar en cuenta los siguientes consejos para evitar cualquier riesgo de alarma que ponga en peligro el buen estado de tu entidad comercial en materia de finanzas:

  • Digitaliza las operaciones: El uso de programas de gestión empresarial como el que ofrece AgendaPro, cada día se hace más imprescindible para agilizar el registro de pagos y cobros propio de cualquier empresa. Esto, como se sospecha, ahorra muchísimo tiempo que puede ser utilizado para otras tareas.

  • Contrata al personal adecuado: Las finanzas no son un asunto que puede manejar cualquier persona. Debes contar con un experto en el área, un profesional que garantice un flujo de caja positivo. 

  • Define una estrategia financiera viable: Establece tanto metas reales como un plan de acción bien estructurado para cumplir con tus objetivos. Este punto, además, es muy importante si tu meta es atraer a potenciales inversores.

  • No descuides la relación con tus proveedores: El cultivo de una relación positiva con los encargados de los suministros te puede ayudar a solventar de la mejor manera posible cualquier imprevisto que se puede presentar y que, de no atajarse a tiempo, puede causar una grieta en el flujo de caja libre. 

Ya para concluir, es importante comprender que el análisis de flujo de caja libre es una pieza fundamental para toda empresa que desea calcular su propio valor. También es útil para definir y proyectar sus posibilidades de crecimiento, y no solo en la multiplicación del capital, sino como marca. Además, nos sirve para fijar la cotización de las acciones de una empresa, lo que a la larga puede traducirse en un atractivo para futuros inversores.

cta bofu genArtículos relacionados:

  1. ¿Por qué no debes llevar el inventario en Excel?
  2. Tips para la gestión de cuentas de tu negocio
  3. 5 buenas prácticas para mejorar la gestión con tus clientes
  4. Los 11 principios de control administrativo

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!