dudas frecuentes sobre el coronavirus

Es importante destacar que gran parte de los coronavirus no son peligrosos y se pueden tratar de forma efectiva. De hecho, la mayoría de las personas contraen en algún momento de su vida un coronavirus, generalmente durante su infancia. Aunque son más frecuentes en otoño o invierno, se pueden adquirir en cualquier época del año.

A continuación, algunas de las preguntas más frecuentes acerca de este virus, que ya fue declarado como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿QUÉ OCURRE SI ME CONFIRMAN QUE TENGO LA COVID-19?

Si no presenta síntomas o los síntomas son leves, las autoridades sanitarias le prescribirán aislamiento domiciliario y que extreme las medidas higiénicas para no contagiar a cuidadores, como el uso de mascarillas, lavado de manos con agua y jabón o un desinfectante a base de alcohol. La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial.

Si los síntomas son graves, le recomendarán el ingreso hospitalario. No hay ningún medicamento antiviral específico para tratar la Covid-19. La mayoría de los pacientes se recuperan con la ayuda de medidas de apoyo para aliviar los síntomas.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

Para determinar si el malestar que sufre un paciente proviene de un simple resfriado o de un coronavirus el médico puede realizar un cultivo de nariz y garganta, o incluso un análisis de sangre.

En casos de sospecha de coronavirus se suele realizar una tomografía de tórax para determinar los síntomas de neumonía, así como otros análisis de coagulación de sangre, un análisis bioquímico y un conteo sanguíneo. También se realizan pruebas de anticuerpos y aislamiento del virus del SARS.

Asimismo, con el fin de contener la transmisión, se efectúa una evaluación a aquellas personas que presentan los síntomas y que puedan ser proclives a contraer el virus.

El control de la temperatura (con cámaras térmicas y termómetros digitales) de las personas que llegan a un aeropuerto procedentes de zonas afectadas ha sido una de las medidas que se han puesto en marcha para detectar posibles casos del COVID-19, tal y como se hizo con los brotes anteriores. También se realizan cuestionarios a los viajeros; en caso de sospecha, se les somete a evaluación y, en su caso, se les traslada a centros sanitarios.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO PARA EL VIRUS?

No existe una vacuna contra el coronavirus humano que causa resfriado, pero los casos más leves pueden superarse siguiendo los mismos pasos que un catarro común. Esto no requiere intervención médica y simplemente con lavarse las manos de forma frecuente, guardar reposo y beber líquidos de forma abundante los síntomas desaparecerán a los pocos días. También se pueden tomar analgésicos como ibuprofeno o paracetamol para aliviar dolores de garganta o fiebre.

En casos de coronavirus COVID-19, suele ser conveniente el ingreso hospitalario. Se administran antivirales, dosis altas de esteroides para reducir la inflamación pulmonar y un soporte respiratorio con oxígeno; en ocasiones puede precisar antibióticos, pero solo en caso de que existan infecciones bacterianas sobrevenidas, es decir, sobreinfección.

En resumen, este tipo de infecciones respiratorias se tratan con antivirales y medidas de soporte. El tratamiento se suele adaptar en función de la gravedad del paciente, ya que hay casos en los que se producen neumonías graves, pero en otros las manifestaciones son leves.

Las terapias son sintomáticas y van enfocadas a mejorar y aliviar los síntomas que produce esta patología.

Las recomendaciones de los médicos son:

  •         Descansar
  •         Beber líquidos abundantes
  •     Tomar medicamentos que ayuden a aliviar los síntomas de gripe (como para bajar la fiebre)
  •         Evitar consumir alcohol y/o tabaco
  •         La gripe es causada por un virus, por eso los antibióticos no están indicados para aliviar sus síntomas. Debemos recordar que el uso indiscriminado de este tipo de medicamentos, aumenta la resistencia bacteriana.
  •         No dar aspirinas a niños ni adolescentes, esto podría provocar un raro pero grave síndrome conocido como “Síndrome de Reye”

Respecto a la utilización de fármacos antivirales, si se dan en los primeros días tras el inicio de los síntomas pueden reducir la duración de la enfermedad. Los médicos los suelen reservar para casos especiales.

En lo que concierne a los antibióticos, sólo en caso de que evolucione la enfermedad hacia complicaciones como neumonía o bronquitis tiene sentido valerse del tratamiento antibiótico.

¿QUIENES SON MÁS PROPENSOS A CONTRAER EL VIRUS?

Por lo que sabemos hasta ahora, el grupo vulnerable incluiría a varones mayores de 60 años con patologías crónicas sobre todo de tipo cardiovascular, o bien con factores de riesgo cardiovascular, como son hipertensos, diabéticos y fumadores, y también el riesgo sería mayor en personas con cáncer o con problemas respiratorios crónicos.

En las mujeres el cromosoma X y las hormonas femeninas podrían ejercer un efecto protector contra la infección, esto explica  por qué los hombres se infectan más y mueren más, aunque el pronóstico depende sobre todo del número de enfermedades presentes previamente, lo que se conoce como comorbilidades.

Que la edad avanzada y las comorbilidades nos otorgan un mayor riesgo, es extensible a otro tipo de enfermedades y es algo que sucede con otro tipo de infecciones respiratorias víricas, como la gripe y que también se ha visto en los otros brotes por coronavirus.

Embarazadas y niños

En el caso de las embarazadas acerca del pronóstico pero nos podemos basar en los casos registrados en brotes previos de coronavirus. Durante el embarazo en caso de neumonía grave, además del riesgo materno, esto puede derivar en pérdida fetal o partos prematuros. Esto sucede igual en otras infecciones virales respiratorias y es el fundamento de vacunar a las embarazadas contra la gripe.

No se ha demostrado la transmisión directa de la madre al feto ni que se produzca daño directo sobre la placenta. Los casos en bebés se producen por contacto directo, debido a la tos de la madre. Afortunadamente, en los niños la mayoría de casos parecen cursar de manera leve o asintomática.

Pacientes con inmunodepresión

Los pacientes inmunodeprimidos, por inmunodeficiencias adquiridas como el VIH, o bien inmunosuprimidos porque han recibido un trasplante  o reciben tratamiento inmunosupresor por otras patologías, como por ejemplo quimioterapia para el cáncer, son un colectivo especial de riesgo. Deben estar prevenidos de infecciones respiratorias ya que son las complicaciones más frecuentes, pero estas medidas deben tenerlas en cuenta siempre y no solamente ante el coronavirus.

En pacientes con enfermedades respiratorias crónicas como bronquitis crónica, enfisema pulmonar o asma bronquial es también natural que una infección viral le pueda provocar descompensaciones  y que desarrollen insuficiencia respiratoria, al tener ya comprometido su aparato respiratorio.

TIPOS DE CORONAVIRUS

En los coronavirus humanos, la gravedad puede variar  entre un tipo y otro:

  • Coronavirus del resfriado

Esta variedad de coronavirus corresponde a los tipos 229E y OC43, que provocan los síntomas comunes de un resfriado, aunque en los casos más graves también pueden ocasionar una neumonía en personas de edad avanzada o en neonatos.

  • Síndrome respiratorio agudo severo (SRAS)

Es una forma grave de neumonía. Provoca dificultad respiratoria y fiebre superior a los 38 grados. El brote de 2002 se extendió por todo el mundo, aunque su frecuencia siempre ha sido mayor en el este asiático.

  • Síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV)

Causa graves problemas respiratorios, además de fiebre, tos y dificultad para respirar, aunque en un primer momento puede ser asintomático. En los casos más graves también se produce expectoración de sangre, diarrea y vómitos.

Este tipo tuvo primer brote en el año 2012 y desde entonces se han reportado muchos casos en Oriente Medio, aunque también ha llegado a Europa y Estados Unidos.

  • Coronavirus COVID-19

El nuevo coronavirus detectado a finales de 2019 en China muestra una secuencia genética que coincide con la del SRAS en un 80%. No obstante, en un principio parece menos virulento y con una mortalidad inferior. En cambio, su transmisión ha sido muy superior y ya  ha causado varios miles de casos más que el SRAS.

 

OTROS DATOS

La recuperación del paciente, dependerá del tipo de coronavirus que padezca.

  • Los coronavirus de resfriado tienen tasas muy altas de recuperación y prácticamente todos los afectados consiguen vencer al virus a los pocos días.
      
  • Los  SRAS también se superan en la mayoría de los casos, aunque entre el nueve y el 12% de los casos ocasionan la muerte del paciente. Tienen más expectativa de vida los pacientes jóvenes, pues suelen presentar síntomas más leves.
      
  • La tasa de supervivencia del MERS es menos elevada, alcanzando alrededor de un 36% en mortalidad, según especifica la Organización Mundial de la Salud.
      

Aún es pronto para determinar la tasa de mortalidad del virus COVID-19, pero parece inferior a la de los anteriores.

¿Quieres saber más sobre coronavirus?

1. Todo lo que necesitas saber sobre el Coronavirus.

2. Coronavirus .vs Ébola

3. ¿Cómo diferenciar el resfriado común de la gripe y el coronavirus?

4. Mapa en tiempo real del coronavirus.

 

Por El Equipo de Redacción de Agendapro en marzo 13, 2020

Déjanos tu comentario